Confesión y muerte

Al saberse descubierta, Nedret se sincera con Elif en comisaría y acepta declarar ante el fiscal, pero antes de hacerlo sufre un infarto. Nova. Del 26 al 30. 21.45h

Los hombres de Tayar encierran a Nilüfer en una casa y le proponen un macabro juego si quiere salvarse. Mientras que le lanzan cuchillos o aparecen cadáveres colgando de los techos, debe encontrar unos códigos para abrir los candados y avanzar por cada una de las estancias. “Usa tu mente o morirás. Tienes pocas horas”, le presiona el pérfido empresario, que sigue todo desde el hospital gracias a unas cámaras que ha instalado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En prisión, Fatih recibe la visita de Ömer y Elif para convencerlo de que colabore con ellos y le parece raro cuando le comentan ue no saben nada de Nilüfer desde hace horas. Poco después, se confirman sus peores presagios al recibir un vídeo de su padre: “Entrégame los documentos que tienes y me incriminan o tu esposa será mi próxima víctima”. Después de ser interrogada por hacer negocios con Muntanz, Fatma regresa a casa y se lleva una inesperada sorpresa cuando Elvan la espera con las maletas n la puerta: “¿No te bastó con perder a una de tus hijas? Te acogimos en un momento difícil, pero ya es hora de que aprendas a cuidarte sola. Olvídate de nosotros”.

A última hora, Hüseyin decide no traicionar su jefe Desesperada, Elif acude al hospital y enfrenta a Tayar. “Nilüfer no lo podrá soportar, está embarazada. Yo me cambiaré por ella”, afirma. Eso sí, antes de que unos matones se la lleven logra mandar un mensaje a Asli y esta no tarda en informar a Ömer. Ipek escucha una conversación donde Nedret cita a un hombre en un bosque apartado y se pone en camino sin saber que todo es una trampa. Una vez allí, unos matones la acorralan mientras la señora se baja del coche. “Me entregarás todo lo que tienes sobre mí o te costará muy caro. Además, vas a dejar de investigarme y te alejarás de Filiz”, la amenaza la mujer.

Lejos de amedrentarse, la policía le jura que responderá por sus crímenes ante la justicia y firma su sentencia de muerte. Varios de los secuaces de Nedret la sujetan a la fuerza y la apuntan, pero ella forcejea y tras conseguir desarmarlos, los hiere. Cuando está a punto de irse, un tercero la sorprende por la espal consigue montarse en su vehículo y mandarle un mensaje a Arda para que vaya a buscarla. Sin embargo, llega demasiado tarde y solo puede certificar su muerte. Desolado, promete encontrar al culpable y Tolga le da una información clave: “Estaba investigando a Nedret”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ajena a esto, Pelin localiza la casa del secuestro y rescata a Elif, pero no a Nilüfer. Para ese entonces, descansa en un polígono custodiada por Mehmet a la espera de la orden para asesinarla. Tayar sigue presionando a Fatih para conseguir los documentos y este, en complicidad con Ömer, termina dándole la dirección donde los tiene escondidos. Cuando llega allí, el policía lo sorprende por la espalda. “Todo acabó para ti y te pudrirás en la cárcel”, dice victorioso. Una vez en comisaría, Dündar se niega a hablar, pero le ofrece liberar a Nilüfer a cambio de que lo deje huir del país.

A contrarreloj, Demir se pone a trabajar y gracias a la ayuda de Elif y Fatih descubre la identidad del secuaz de Tayar, Mehmet. En el registro de su casa, habla con su hermano, que niega saber nada, pero como no le cree, le sigue y es él quien les lleva hasta el polígono, justo a tiempo de evitar que Nilüfer sea asesinada. Asli y Elif la abrazan emocionadas y la llevan al médico para confirmar que su embarazo transcurre sin problemas. Más tarde, la mujer visita a Fatih y le enseña la primera ecografía de su bebé.

Pasados varias días, Ömer, Pelin y Arda reciben el informe del forense que confirma que encontraron en las uñas y el estómago de Ipek restos de pelo de Nedret. De inmediato, lanzan una orden de aprehensión y, con la ayuda de Filiz, la encuentran antes de que abandone el país. Se celebra el juicio de Tayar y aunque Hüseyin está dispuesto a declarar contra él, cambia de opinión ante sus amenazas. Por eso, es condenado solo a siete años por lavado de dinero.

A su vez, en prisión, Fatih es agredido. Ya en comisaría, Nedret decide sincerarse con Elif: “A tu padre lo único que le importaban eran los diamantes. Él me metió en este negocio”. Más tarde, Ömer le ofrece que declare contra Tayar para reducir su condena y ella acepta. Sin embargo, antes de que pueda hacerlo sufre un infarto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo