Contra las cuerdas, en ‘Kara Sevda’

Zeynep está a punto de ser descubierta como la asesina de su esposo. Divinity. Del 8 al 12 de abril. 19.15h

Kara Sevda: Zeynep
Ay Yapim

Kemal se encuentra bajo vigilancia tras haber sido arrestado por la policía acusado de secuestro por haberse llevado a su hija. El hombre, desesperado, grita que él es su padre, sin embargo, ante los ojos de la ley, Emir es su verdadero progenitor y por eso no hay nada que pueda hacer.

Ya en su celda, recibe la visita de Kozcuoglu, que se ríe de su desgracia: “No sé cuándo entenderás que nunca podrás arrebatarme a mi familia. Nada de lo que hagas surtirá efecto, porque yo tengo el poder aquí, que te quede claro”. Este no será el único mazazo que reciba el preso, ya que minutos después se hundirá al escuchar a Deniz llamar papá a su peor enemigo. “La única manera de terminar con ese malnacido es llevándolo a juicio para luchar por la custodia de la niña. Eso es lo que haré”, piensa.

La alianza de Emir y Asu traerá graves problemas

Por su parte, Nihan no está dispuesta a que su amado termine sus días en prisión y va a negociar con Galip su libertad. Durante este proceso, la joven descubre una nueva pista sobre el asesinato de su hermano. Finalmente, horas más tarde, Soydere es puesto en libertad. Toda su familia está esperándolo y se abraza cariñosamente a su madre: “Esta vez fallé, pero os prometo que no me rendiré. Jamás me separaré de las personas a las que amo por mucho que me cueste”. Acto seguido, se cita con Nihan, que lo consuela y le reafirma el amor que siente por él. Además, comparte sus últimas averiguaciones sobre la muerte de su mellizo: “Quizá muy pronto sepamos qué fue lo que pasó ese maldito día y te aseguro que no tendré piedad con el responsable, igual que él no pensó en el dolor que estaba causándonos”.

Asu, consciente de que está perdiendo al hombre que ama, idea un nuevo plan y así se lo comunica a Emir: “Tienes en tus manos el arma perfecta para terminar con esa relación. Dile a todo el mundo que Zeynep es la asesina de Ozan, es lo único que podrá evitar que tú y yo seamos los perdedores de esta historia. Debes hacerme caso por una vez, por favor”. El pérfido empresario duda durante unos instantes, pues parece que sus sentimientos por la pequeña de los Soydere comienzan a aflorar, pero la obsesión que sufre por su esposa es mucho más fuerte y termina aceptando la propuesta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo