Un beso efímero

Después de rescatar a su amada de su cautiverio, Kemal no puede controlar sus sentimientos y la besa, aunque luego le pide perdón. Divinity. Del 24 al 28 de diciembre. 16.00h

Kara Sevda
Ay Yapin

Nihan consigue salir con vida de su secuestro gracias a Kemal, que la rescata. Tras el susto inicial y conmocionado todavía por pensar que podría haber perdido a su gran amor, el joven decide no reprimir más sus sentimientos y besa apasionadamente a su amada. Sin embargo, la felicidad le dura poco, ya que este se arrepiente a los pocos días y le pide perdón: “Eres una mujer casada y no quiero comprometerte con mis actuaciones. Lo siento, no volverá a pasar, de verdad. Lo mejor es que guardemos las distancias y evitemos estas situaciones. Adiós”. Ella destrozada por su reacción, se refugia en los brazos de su tía, que la consuela con mucha dulzura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Lejos de allí, Hüseyin y Fehime están muy preocupado por su hijo Tarik y su trabajo como mano derecha de Emir. “Por favor, debes dejar ese empleo de una vez, no es bueno para ti y puedes meterte en muchos problemas. Vales demasiado para recibir órdenes de una persona tan perversa”, le dice ella. El hombre toma en consideración las palabras de su madre y cada vez se siente más culpable por los mandatos que debe obedecer de su jefe.

Asu confiesa a Soydere sus sentimientos

Por otro lado, Leyla está decidida a vengarse de su hermana, por eso le arrebata el poder que le dio Kuzcuoglu antes de marcharse del país años atrás y con el que controlaba sus acciones en la empresa: “Esto es para que aprendas que conmigo no se juega, jamás volveré a agachar la cabeza delante de ti. Espero que a partir de ahora me tengas algo de respeto o, por lo menos, no vuelvas a intentar hacerme daño con tus intrigas”.

El tío de Asu sigue muy enfermo y Soydere decide ir a visitarlo y convencerlo de que siga su tratamiento en el hospital, ya que sería beneficioso para su estado de salud. En la clínica se encuentra con Asu, desolada por la posibilidad de perder a su única familia. La muchacha, emocionada por las muestras de afecto de Kemal, al fin se atreve a confesarle que está enamorada de él: “Ya no puedo ocultarlo”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Amor eterno