Los celos de Carmina, ‘Avenida Brasil’

La complicidad que existe entre Max y Nina irrita a Carmina. Nova. Del 11 al 15 de febrero. 15.00h

Avenida Brasil
Rede Globo

De regreso a casa, Nina se encuentra a Max malherido en el suelo pues ha tenido un accidente de tráfico. “Déjalo y no llames a la policía. Yo te daré el dinero que me pidas”, asegura la mujer al dueño del otro vehículo afectado y con este gesto consigue ganarse la confianza del amante de Carmina.

Una vez recuperado, Oliveira se muestra muy interesado en la cocinera y tienen gestos de complicidad. “¿Crees que en esta casa puedo ser feliz? Necesito ver mundo y tú serías una buena acompañante”, sugiere él mientras le prepara un cóctel. Carmina llega justo en ese instante y se pone celosa. Por eso, no duda en salir a comprar un obsequio para Ivana y organiza una cena para que Max se lo entregue a sabiendas de que no la soporta.

Jorgito está decidido a vivir su amor con Nina y rompe su relación con Débora. Furiosa, esta se presenta en casa de Lucinda y le exige que le diga quién le ha robado a su prometido. “¿Dónde está? ¿Vivía aquí?”, dice zarandeándola. Nada más irse del vertedero, la joven se dirige al campo de fútbol donde entrena su exnovio y lo besa apasionadamente en un descuido.

Silas finge estar gravemente enfermo

Sin dar explicaciones a Débora ni avisar a su familia, Jorgito se dirige al aeropuerto a esperar a Nina, que al fin ha aceptado emprender una nueva vida con él lejos de todo. Mientras tanto, la cocinera se despide del trabajo. “El estado de salud de mi madre es delicado y debo irme a Argentina”, se excusa ante Carmina.

Para poner a prueba el amor de Monalisa, Silas cambia sus análisis y finge padecer una grave enfermedad del corazón. La cara de Jorgito se ilumina al ver llegar a Nina al aeropuerto, pero enseguida cambia. “No voy a viajar. Ni hoy, ni nunca”, dice ella sin atreverse a mirarle a los ojos. Y añade: “Créeme, debo acabar con esto antes de que sea demasiado tarde. Han pasado muchas cosas y yo ya no soy Rita ni tú Patata”.

Llorando, él pregunta si hay otro, pero su amada le esquiva y le pide un último favor: “Deseo volver a casa de tu madre. No me delates”. Poco después, la chica va a ver a Lucinda: “Lo siento. Soy incapaz de olvidar y voy a destruir a Carmina”. El siguiente paso de Nina es hablar con Débora: “Jorgito y yo nos equivocamos. Él te ama, por favor, dale otra oportunidad”. Entre tanto, el futbolista ahoga sus penas en la bebida y se desmaya en una peligrosa calle de Río de Janeiro. Pasadas las horas, se despierta aturdido y va a aporrear la puerta de su amada sin recibir respuesta, por lo que termina otra vez en un bar. Hasta allí llega Débora y se funden en un abrazo: “¿Cómo pude terminar contigo? Nina no es quién yo pensaba. Me utilizó”, se lamenta él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Avenida Brasil