Mentiras arriesgadas

Greicy hace creer a su familia que fue su bebé y no el de Feicia el que nació muerto para protegerlo de Rorigo. Del 16 al 20 de mayo. Nova. 20.00 h

Greicy consigue escapar tras enfrentar a los pandilleros que la vigilan y se presenta en casa de Felicia: “Rodrigo no va a tardar en venir a por mí, todos estos meses estuve encerrada. Por favor, llévame a la frontera con México”. Desconcertada, Méndez sugiere avisar a Cristóbal o a Carlos, pero ante la negativa de la joven, decide ayudarla.

Después de que su pasado saliera a la luz, Débora es incapaz de confrontar a sus amistades e ingiere un bote de pastillas. Susy la encuentra desvanecida en su cuarto y con la ayuda de Luis consigue mantener sus pulsaciones hasta que llega una ambulancia.

A mitad de trayecto, Greicy rompe aguas por lo que Felicia se ve obligada a detenerse y tras acomodar el coche, la asiste en el parto y da a luz a una bella niña.

Pasados unos minutos, es la propia Méndez quien empieza a sentirse mal y Cordero al ver que está sangrando y tiene contracciones, la traslada a una cabaña próxima a la carretera. Allí provoca el alumbramiento pese al riesgo que conlleva para tratar de salvarla, pero sus peores presagios se cumplen. “Perdóname, hice lo que pude. Tu bebé nació muerto”, dice llorosa a su amiga.

Por suerte, una patrulla de policía las encuentra y las lleva al hospital. “Vas a decir que mi hija es tuya y Rodrigo no se puede enterar de la verdad. No voy a permitir que la meta en su sucio mundo”, exige la enfermera a Felicia antes de que lleguen sus familias.

En la clínica, Méndez rechaza al bebé y Carlos no entiende el por qué. “Te odio, no quiero verte nunca más. ¡Mi hija está muerta por tu culpa!”, grita esta cuando Greicy la visita. La enfermera se va abatida y solo encuentra paz al colarse en el cunero y amamantar a su hija: “Eres lo que más amo, pero tuve que separarme de ti para protegerte del monstruo de tu papá. Te juro que en unos días nos vamos a escapar”.

Abatido tras enterrar el cuerpo de la que cree que es su hija, Rodrigo busca consuelo en Adela y pasa la noche en su casa. “La vida me está cobrando todo el daño que he causado”, se lamenta.

Ya en casa, mientras que Felicia sigue negándose a cuidar de su hija, Greicy reprocha a Adela su cercanía con Rodrigo. “No puedo creer que en estos momentos pesen más tus celos de mujer que tu dolor de madre”, responde ella.

Lee el resumen completo en la revista Telenovela, cada lunes en tu quiosco

Publicidad - Sigue leyendo debajo