Guerra a la báscula; ‘Betty en NY’

Debido a las provocaciones de Patricia, Bertha deja la dieta y decide colocarse una banda gástrica para perder peso.

betty en ny

QUÉ HA PASADO

• Inesita está a punto de ver a Romina y Fabio besándose.

• Marcela es hospitalizada.

• Sofía gana el juicio a Efraín.


El estado de salud de Marcela mejora y recibe el alta. Ya en casa, Armando no se separa de ella y deciden seguir con sus planes de boda. Mientras, en V&M, Ricardo ostenta la presidencia y ordena a Betty que use fondos de BAR para pagar los gastos. Bertha comienza una estricta dieta y Patricia, al enterarse, come alimentos basura delante de ella para provocarla. Como esperaba, la mujer acaba encerrándose en el baño y se da un atracón. “No más dietas. Pediré vacaciones y cuando volvamos a vernos mi vida va a ser otra”, cuenta después a las chicas del pelotón.

Pasadas dos semanas, Bertha regresa a la oficina y pregunta a todos si no ven un cambio en ella. “Me operé. Me puse una banda gástrica”, revela. Patricia no duda en burlarse: “¡Qué ilusa eres! Nunca dejarás de ser una gordita”.

También Marcela se reincorpora al trabajo y cuando se encuentra con Ricardo en su despacho, no puede controlarse y lo besa. “Es un error. No volverá a pasar nada entre nosotros”, se arrepiente poco después. No imaginan que Betty los ha visto.

Armando reúne a Betty, Marcela y Ricardo para informarles de que Anderson quiere asociarse con ellos para lanzar una colección de ropa y Hugo les enseña unos bocetos. Cerca de allí, Mariana y Sandra arreglan el ordenador de Calderón y, por casualidad, ven una carpeta con fotos en ropa interior de Marcela. Ambas se quedan de piedra y prometen no contárselo a nadie.

Jenny y Efraín, se distancian

Marcela, preocupada, comparte con Patricia que hace tiempo que no tiene intimidad con Armando. “Amiga, claro que no tiene un problema de impotencia. Si no te cumple en la cama es porque tiene una amante”, le advierte Fernández. Por eso, la ejecutiva busca a Betty, consciente de que es la única que puede ayudarla a dar con la verdad, y la invita a almorzar. En el restaurante, le entrega la invitación a su boda y, en tono amistoso, trata de indagar sobre Armando. “Si tan segura estás de que es infiel, mejor no te cases con él”, se limita a decir Betty.

Tras su divorcio, Sofía recupera la felicidad y la tranquilidad. Charlie pasa mucho tiempo en su casa y su actitud cariñosa no pasa desapercibida para Junior, que lo cuestiona. “Sí, me gustaría ser el novio de tu mamá y quedarme a vivir aquí, pero no pasará hasta que te sientas cómodo”, confiesa el hombre.

Efraín, por su parte, discute con Jenny por sus continuas salidas. “Como tú lo has perdido todo, necesito buscarme la vida. Voy a reunirme con el dueño de una agencia de modelos y lo mejor es que es millonario y soltero”, afirma ella.

Se celebra el torneo para recaudar dinero para evitar el cierre del gimnasio y tanto Sandra como la Pantera ganan su peleas y se verán las caras en la final. Wilson está entre público y la Pantera lo besa para dar celos a su rival.

Armando y Betty trabajan toda la noche para preparar el plan de negocios para Anderson y acaban haciendo el amor de nuevo. “Eres lo mejor que me ha pasado en la vida. Gracias por enseñarme el verdadero significado del amor”, se declara él. Además, promete que cuando termine todo el caos de la empresa romperá su compromiso.

Betty se enfrenta a un doloroso descubrimiento

Enrique se entera de que Bertha ha gastado todos sus ahorros en la operación y la obliga a comer saludable para que consiga perder peso. Consciente de que Inesita es un estorbo para sus planes, Romina planea que pierda su trabajo. Así, cambia de lugar los libros de diseño de Hugo y este acusa a su empleada de estar perdiendo la memoria.

A Marcela y Armando se les hace difícil escribir sus votos matrimoniales. Ella se da cuenta de que su relación ha cambiado y, aprovechando que debe salir de viaje unos días a Miami junto a Ricardo y Anderson, da un ultimátum a su prometido: “Tienes tiempo para pensar y tomar una decisión. Si me quieres, no juegues conmigo”.

El dueño de V&M se queda muy pensativo y llama a Betty para verse: “Tenemos que hablar de algo importante”. Antes de salir de la oficina, la joven revisa la tablet de su jefe y sin querer abre un vídeo que ha enviado Ricardo: “Sé que vives una pesadilla al tener que fingir amor a esa cosa espantosa y amorfa. Solo recuerda que ella es la única garantía para recuperar la empresa”.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Betty en NY