La decadencia de Seniz; ‘Ciudad cruel’

Agah descubre que su esposa envenenó a su sobrino y la echa de la mansión. Nova. Del 22 al 26 de febrero.

ciudad cruel

QUÉ HA PASADO

Cemre decide darse otra oportunidad con su marido.

• Seniz casi muere tras ser envenenada por su nuera.

• Ceren no logra superar la pérdida de su hijo.


Agah descubre destrozado que su mujer estuvo envenenando a su sobrino durante años suministrándole pastillas que impedían su recuperación. “¡Pretendías que se quedara paralítico y sin poder hablar para toda su vida!”, la acusa a gritos delante de toda la familia. Acto seguido, echa a la mujer de casa, le prohíbe que vuelva a poner un pie en la compañía y le exige el divorcio. “Además, no volverás a ver ni una moneda de mi fortuna, te quedarás en la calle”, añade él.

Entretanto, Ceren, que no está dispuesta a que su matrimonio acabe, logra hacerse con una grabación en la que su marido confiesa ser conocedor de la aventura entre Seniz y su padre Muntaz. “Si te separas de mí, le enseñaré esto a tu tío para que sepa que nunca le confesaste que su esposa y su hermano lo engañaban”, lo amenaza. Nedim no está dispuesto a someterse de nuevo a la voluntad de nadie y le quita el teléfono a la chica para borrar de inmediato la cinta: “No dirás nada y tú y yo terminaremos con este estúpido enlace. No quiero que estés a mi lado por más tiempo”.

En la mansión, la relación entre su hijo y Damla no ha pasado desapercibida para Seher, que se preocupa por cómo pueda afectar un posible noviazgo de los jóvenes en el clan. Mientras, la pareja se reúne en un café, donde se encuentran con Tarik, el exnovio de la joven Karaçay. Este comienza a provocarles y se arma una pelea entre los tres, que termina con Civan y Damla en prisión. Agah debe ir a la cárcel y pagar la fianza de los dos para evitar que pasen la noche en una celda.

En otra parte de la ciudad, Nedim acude al hotel en el que está hospedándose su tía. Sezin lo ha llamado para supuestamente comunicarle algo urgente. Sin embargo, lo que intenta es apuñalar al joven con un cuchillo que ha comprado previamente. El chico se defiende y la señora cae encima de una mesa de cristal. “¡Mátame!”, le insta ella. Minutos después, el muchacho sale de la estancia con las manos ensangrentadas.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ciudad cruel