El amor siempre triunfa

Mariela y Alonso unen sus vidas en una bonita ceremonia. Nova. Del 22 al 26. 21.45 h

Demián mantiene secuestrada a Mariela en una bodega abandonada y la tortura para que firme unos documentos que lo exculpan, pero esta se niega.

Lejos de allí, Fabricio habla con Renata para que consiga que Sara, Alonso y Santiago firmen los contratos de Costa Alegre, pero ella se muestra temerosa y propone que se marchen. “Estás loca si crees que voy a irme con las manos vacías”, asegura él.

Lo que no saben es que Antonio los ha descubierto e informa a Santiago: “La mujer que vive en vuestra casa no es Renata Ferrer. Ella está desaparecida y ha aprovechado para suplantar su identidad”.

Demián apunta con una pistola en la cabeza a Mariela y la presiona para que obedezca sus órdenes: “Si no los firmas, vas a tener el mismo final que tu abuelo”. Aun así, la chica no se rinde y cuando está a punto de morir, Alonso irrumpe y golpea a su padre para que Leonardo pueda soltar a la nieta de Salvatierra.

Sin embargo, Ferrer recupera el arma y antes de huir da un certero disparo a Del Río en el corazón. “Prométanme que van a ser muy felices”, alcanza a decir antes de exhalar el último suspiro.

Sin dinero y sin nadie que la apoye, Rafaela se ve obligada a prostituirse para sobrevivir.

Cuando tratan de huir, Renata y Fabricio sufren un grave accidente que acaba con la vida de este último. Por su parte, la chica logra salvar la vida tras una complicada operación pero pierde ambas piernas. “¡No puede ser!”, grita desesperada al despertar. También Demián paga por sus crímenes ya que cuando cruza la frontera es detenido y llevado a prisión, donde tiene una pelea y queda parapléjico.

Ahora que ya nada ni nadie los separa, Alonso da el “sí, quiero” a Mariela que llega al altar del brazo de Antonio tras descubrir por una carta de Leonardo que es su padre.

Lee el resumen completo en la revista Telenovela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo