Unidos por Buluk en ‘Dolunay’

Ante la tierna mirada de Ferit, la joven firma el matrimonio, que solo ha aceptado para que el empresario obtenga la custodia de su sobrino.

Dolunay

Hakan y Demet se enteran de que Ferit y Nazli se han prometido y sacan la misma conclusión: “Quieren reabrir el caso de la custodia de Bulut. Adoran al niño y lo harán”. Efectivamente, ese es el único motivo por el que la cocinera ha aceptado la extraña propuesta de su jefe de casarse. Sin más tiempo que perder, aceleran la boda pero la novia no aparece: se ha quedado dentro de la enorme cámara frigorífica del restaurante o, quizá, alguien ha cerrado la puerta a propósito… Finalmente, el evento debe cancelarse pero, por fortuna, Deniz localiza a la chica antes de morir congelada. “Gracias. Creí que no saldría viva de aquí”, le dice. Con cariño, la cuida en su apartamento.

Unos recién casados que duermen separados

Aclarado el incidente, días después se retoma la boda y esta vez Nazli llega puntual y guapísima, aunque su cara no refleja la felicidad propia del momento. Sin embargo, la mirada con que Ferit la observa dice mucho de sus sentimientos. También el pequeño Bulut está entusiasmado e, inocente, plantea si puede irse a vivir directamente con ellos. “Ahora mismo no, cariño, pero te prometo que será pronto”, contesta su tío.

Tras darse el “sí, quiero”, Nazli lanza el ramo y cae en manos de Tarik. “Eres el siguiente. ¡Qué suerte!”, gritan Asuman y Fatos divertidas al ver la cara de sorpresa que pone el chófer. “Antes necesito encontrar pareja”, contesta él, nervioso.

Mientras, Demet recupera fotos antiguas en las que está con Ferit. Casi sin hacer ruido, Hakan entra al dormitorio y la encuentra llorando. “Estaba viendo imágenes de Bulut. Nos lo quitarán tarde o temprano y le he cogido cariño”, miente. También Deniz sufre por la boda de su amada y Ayla trata de consolarlo: “No te tortures. Vámonos de viaje para olvidar. Yo tampoco estoy bien”. Tras acordar recorrer Francia, España y Portugal, acaban pasando la noche juntos.

Una vez en la mansión, los recién casados se van a habitaciones separadas, aunque Nazli no puede quitarse el vestido y tiene que pedir ayuda. Justo antes de acostarse, Ferit le lleva cariñoso un libro por si le apetece leer algo antes de dormir, pero su esposa no se lo agradece y solo pregunta descaradamente: “Bueno, ya está hecho. Ahora, dime, ¿cuándo crees que podremos divorciarnos?”.

A la mañana siguiente, Aslan se presenta en el despacho de Hakan con un escrito de su abogado: “Ahora que soy un hombre casado, reclamo la custodia de Bulut. Nos vemos en los tribunales”. Altivo, su enemigo responde que le da lo mismo ese papel pues, según él, el niño está contento y bien criado con ellos. “Estoy convencido de que el juez tomará la decisión correcta”, asegura.

El falso camarero Burak teme ser descubierto

Unos días más tarde y tras contar que han aplazado la luna de miel por tener demasiado trabajo, Nazli se reúne con Fatos en el restaurante y, sin darse cuenta de que Burak está escuchándolas, comenta que tanto ella como Ferit creen que la puerta de la cámara frigorífica no se cerró por casualidad. Esta afirmación hace que el camarero salga inmediatamente al jardín a llamar a Demet: “Nos han descubierto. Están investigando sobre el asunto”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela