Roberto Moll se atreve con Bethoven

A sus 70 años, el actor peruano, que ha trabajado en casi una treintena de novelas, estrena en el teatro ‘33 variaciones’, donde da vida al compositor alemán

Roberto Moll 33 variaciones
© Victor Idrogo / Iconica

Cristal, Abigaíl o El clon son algunos de los títulos que figuran en la larga lista de su dilatada carrera televisiva. Desde que comenzó en 1984 ha trabajado tanto en su país como en Venezuela, Estados Unidos y Colombia. Ahora, Roberto Moll vive a caballo entre Caracas y Lima, donde pasa estos días respirando y pensando como Ludwig Van Beethoven. Lo va a interpretar en la obra 33 variaciones, a partir del 9 de mayo en el Centro Cultural de la Universidad Católica de la capital peruana, con motivo de sus bodas de plata. “Es el personaje más difícil que he hecho en mis 52 años de carrera”, confiesa casi abstraído por el músico alemán.

Aunque él no toca ningún instrumento ni ha sido seguidor del genio, ahora está empapado de su vida y su obra; no en vano ensaya la función desde el 15 de febrero. “De poco me sirvió que de pequeño mi madre me comprara un piano, nunca aprendí a tocarlo”, asegura.

Su percepción de la música clásica ha cambiado desde que está inmerso en este proyecto: “Cuando la escuchas es como si te limpiara el espíritu. A mí me hace bien porque siempre he buscado cosas que me llenen de paz. Huyo del ruido y en todos los sitios donde he vivido he buscado el silencio”, precisa.

Desde su última aparición en la teleserie Cumbia pop el año pasado, Roberto Moll aún no ha tenido ofertas para otro proyecto televisivo; sin embargo, tiene ya en sus manos el guion de una película con el que está entusiasmado. “Ojalá pueda rodarla”, desea en voz alta. De las novelas, lo que más recuerda es el cariño que cosechó en España. “Para los actores es una fortuna que nos vean en Europa y es hermoso que una revista como Telenovela nos permita mantener el cordón umbilical con toda la gente que sigue nuestras carreras”, concluye con la ilusión de seguir en contacto.

Acompañado de Martha Figueroa

La recordada actriz de Pobre Diabla y Soledad trabaja por primera vez en teatro con Moll, que es su amigo desde hace años. Interpreta a una musicóloga obsesionada con la idea de Beethoven de componer 33 variaciones de un vals. “El montaje es precioso“, dice entusiasmada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela