Tocado y hundido en ‘El secreto de Feriha’

Koray regala a Hande un bonito caballo por su cumpleaños y cuando se va a declarar, ella le dice que solo lo ve como un amigo. Nova. Del 13 al 17. 21.15h

El secreto de Feriha
Ay Yapim

Hande consigue el disco que Koray guardaba con la grabación de la fiesta donde drogó a Feriha y cuando está visionándolo, Zehra se asoma al cuarto. Fuera de sí, se marcha corriendo sin recoger el dinero que le corresponde y al llegar a casa zarandea a su hija mientras le pide explicaciones. “Fui a una fiesta con mis amigos, quería demostrarles que podía ser como ellos. Pasé la noche en casa de un compañero de universidad, pero no pasa nada, te lo juro”, cuenta la joven. Además, se decide a confesarle su amor por Emir. Para su sorpresa, la mujer le muestra su apoyo con la condición de que no vuelva a mentir: “No tiene nada de malo que estés enamorada, pero nunca olvides quién eres”.

Al día siguiente, Emir pasa a buscar a Feriha y llegan a la universidad cogidos de la mano. Al verlos, Hande sufre un ataque de celos. “Esa chica solo es uno más de sus caprichos”, afirma. Tampoco Cansu encaja bien la relación de la pareja y se pasa el día pensando en cómo separarlos. Sanem la regaña y le exige que se centre en sus estudios.

La situación económica de los Yilmaz es muy precaria y Zehra llega a un acuerdo con los propietarios de un puesto en un mercado ecológico para que vendan sus mermeladas. Riza, por su parte, alquila un taxi para trabajar por las noches. En cambio, Mehmet no consigue que nadie le dé empleo y desesperado, se emborracha. Para colmo de males, se reencuentra con Gürkan, un viejo amigo que está metido en negocios ilegales.

Los hombres de Sarrafoglu dan una paliza a Mehmet

Hande invita a sus amigos a su casa y justo cuando llegan Zehra acaba su turno. En un momento dado, comienzan a discutir sobre las clases sociales. “No se puede negar que hay una distinción. Cada uno pertenecemos a un estilo de vida y gustos diferentes, jamás podremos ser iguales”, aseguran. Incómoda, Feriha se marcha.

Emir y Koray deciden seguir la reunión y con unas copas de más, tienen un sincera conversación. “De pronto alguien llega y olvidas a todas las demás. Eso me pasa desde que conocí a Feriha”, declara Sarrafoglu. Después, Onat confiesa su amor por Hande: “Me gusta desde hace años”.

Durante una noche de trabajo, unos delincuentes asaltan a Riza y como se niega a entregar el dinero, lo apuñalan. De inmediato, es trasladado al hospital. A última hora, Hande decide cambiar el lugar de celebración de su cumpleaños al descubrir que Feriha es empleada de un lujoso hotel. Junto a sus amigos acude a cenar allí y la humilde joven se queda descolocada. “No te preocupes. Yo también he trabajado en los negocios de mi familia”, dice Emir. Sin más opción, finge que es hija de Sanem y Haldun, que casualmente están festejando su aniversario de bodas.

Todavía sin tiempo de sobreponerse a este incómodo encuentro, Feriha recibe una fatal noticia: “Apuñalaron a tu padre”. Sin tardar, se dirige al hospital y consuela a Mehmet, que se siente responsable de lo sucedido: “Yo tendría que estar en su lugar. Fui yo quien se equivocó”.

Koray acompaña a Hande a su casa al ver que ha bebido de más y está a punto de declararse, pero ella solo tiene palabras para Emir: “Eres un gran amigo, siempre estás conmigo en mis peores momentos. En cambio al hombre que amo no le importo”. Además, como regalo de cumpleaños le compra un precioso caballo.

Los médicos dan buenas noticias a los Yilmaz ya que Riza está fuera de peligro y pasados unos días, recibe el alta. Ya en casa, guarda reposo absoluto y Zehra lo cuida con esmero. El dueño del taxi es el primero en visitarlo, pero su única preocupación es cobrar el dinero que le robaron.

Por otro lado, Mehmet quiere hablar con Ünal Sarrafoglu, pero los porteros de la discoteca le prohíben la entrada y le dan una paliza. Por suerte, Emir llega y lo defiende. De madrugada, aparece con la cara ensangrentada y llena de moratones y tanto Zehra como Feriha lo curan. “Quería suplicarle que me diera trabajo para pagar mi error y se olvidara de la deuda”, explica el joven.

Por hacer un favor a Gulfidan, Zehra se ofrece a cubrirla un día en el trabajo. La propietaria queda muy contenta e, incluso, le ofrece un puesto fijo. Sin embargo, horas después, echa en falta un anillo y la acusa de ladrona.

En la universidad, Günce sufre náuseas y confiesa a Feriha que está embarazada: “Koray es el padre y no sé cómo decírselo”. Su amiga se ofrece a ayudarla y se reúne en secreto con el joven. “Ella me dijo que se protegía”, reacciona de mala manera él. No imagina que Emir los ha visto y malinterpreta la situación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela