Desafortunado encuentro, ‘El secreto de Feriha’

Halil acude a la universidad para darle a Feriha su móvil y la ve discutiendo con Emir Sarrafoglu. Del 27 al 31 de mayo.

El secreto de Feriha
Telenovela

Furiosa tras saber que Cansu ha humillado a su madre, Feriha va a su casa y le devuelve toda su ropa. “Ya no eres la misma. Me das pena”, dice. Lejos de mostrarse arrepentida, la hija de Ilhanli comienza a gritar y la zarandea por lo que Sanem se ve obligada a salir a calmarla. También Lara presencia la discusión y no duda en intervenir: “¡Qué vergüenza. Estás loca!”. Más tarde, va a ver a la humilde joven y le regala unos vestidos.

Como había acordado con Emir, Can lo espera en la universidad, pero él no llega. Por suerte, Feriha lo ve y se ofrece a llevarlo a casa en un taxi. Una vez allí, es Aysun quien les abre la puerta y como agradecimiento invita a la chica a pasar y tomar un té. “¿Qué habría sido del niño si no llega a estar ella? ”, recrimina más tarde la mujer a su hijo.

Pelin deja en evidencia la maldad de Cansu

Para vengarse de Feriha, Cansu deja en el descansillo la revista abierta por la página donde sale con Koray y cuando Riza va a recogerla se llena de ira. Para ese entonces, la joven está en casa de Emir para aclarar su situación: “Supiste la verdad, pero no me hablaste. En cambio a Koray sí”. Cuando este va a explicarse, ella recibe una llamada de su madre para que regrese a casa.

Nada más llegar, Riza le da una bofetada y comienza a insultarla: “Eres una cualquiera. Ese malnacido va a responder por lo que ha hecho”. Sin dudarlo, Zehra se interpone y pide a la chica que se encierre en su habitación mientras Mehmet sujeta a su padre. “Solo es un amigo de la escuela. Ella no hizo nada malo”, defiende la mujer a su hija.

Esa misma noche y todavía con los ánimos caldeados, la familia se reúne para cenar. “Mañana Halil y sus padres van a pedir la mano de Feriha. Si quieres seguir en la universidad debes ir con un anillo”, anuncia Riza.

La chica llora desconsolada y rechaza todas las llamadas de Emir por lo que este va a buscarla. Al saber que está en la calle, Zehra ayuda a su hija y con la excusa de ir a hacer la compra, se ven unos minutos en el parque. “Ya no hay nada que hablar. Por favor, vete”, insiste ella para desconcierto de Sarrafoglu.

Mehmet quiere ganarse la vida de manera honrada y acepta trabajar en la tienda de telas de Halil. En un descanso, conoce a Seher, la dueña del negocio de enfrente y ella se muestra muy coqueta. Entre tanto, Zehra hace lo posible por evitar la boda de su hija y planta cara a Serife. De igual manera, lo hace con Riza: “No la fuerces, no lo quiere”.

Sanem cambia la decoración de toda la casa y tiene una fuerte discusión con Cansu. “Te dije que no quitaras las cortinas del salón, las escogí con mi madre. Estoy harta de ti. Te odio”, asegura ella. Acto seguido, se encierra en su habitación y comienza a hablar con Koray con quien está forjando una buena amistad a través de Facebook.

Como cada mañana, Halil lleva a Feriha a la facultad. A la entra da se encuentra con Emir y como ella se niega a hablar, la coge del brazo. “Se terminó. Olvídame”, manifiesta la chica. Justo en ese instante llega el dueño de la tienda de telas para dar a su prometida su móvil pues lo había dejado olvidado en el coche y se produce un incómodo encuentro. “Deja de tocarla. ¿No te da vergüenza tratar a sí a una mujer”, increpa a Sarrafoglu, que furioso trata de golpearlo. Por suerte, llega Koray y se lo lleva para evitar que vaya a mayores.

Por una imprudencia de Pelin, los Ilhanli descubren que Cansu dejó a propósito la revista del corazón en las escaleras. Totalmente enajenada, esta destroza todo el mobiliario y se abalanza sobre su hermanastra. “Eres responsable de que Cansu sea así. No puedes darle todos sus caprichos y pasar por alto sus groserías”, pone un ultimátum Sanen a Haldun.

Emir no está dispuesto a renunciar a Feriha y la sigue sin que ella se dé cuenta hasta su edificio. Cuando entra en una de las casas donde está limpiando Zehra, Emir la ve y llama a la puerta. Al abrir abrazada a su madre, la chica se queda abrumada y es incapaz de articular palabra. “Por favor, háblemos si no están tus padres”, ruega él. Decepcionada, la esposa de Riza sale corriendo al ver que su hija está mintiendo sobre su origen humilde y deja de apoyarla. “Acepto su compromiso con Halil”, manifiesta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo