Maribel Ripoll nos presenta a Doloretes, la muñeca inspirada en su personaje de Puente Viejo

La actriz catalana disfrutó de la grabación y nos habló de los recuerdos que tiene del Día de Reyes cuando era niña.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

11 de noviembre de 2015, a las diez menos cuarto de la mañana. El estudio de grabación de ‘El secreto de Puente Viejo’ estaba lleno de niñas que ensayaban la secuencia donde juegan con una muñeca que se parece a Dolores (Maribel Ripoll), la alocada tendera de la novela, y que los guionistas han decidido llamar Doloretes.

 

David Montoya, el director, repasó la secuencia con las pequeñas y la actriz antes de comenzar la grabación.

El departamento de attrezzo decoró el colmado de los Mirañar para la escena y Doloretes fue la gran protagonista del día.

Las peluqueras cuidaron hasta el más mínimo detalle y se esforzaron para que los sombreros de las pequeñas lucieran perfectos.

Estilismo también se preocupó para que a Maribel Ripoll le quedara el mandil perfecto.

La muñeca ha sido confeccionada por unos artesanos de juguetes de Onil (Valencia), que se han esmerado para que se parezca a la actriz e incluso han hecho una réplica vestida de alcaldesa (en el centro de la foto).

 

Las niñas siguieron el guión sin confundirse, no así Maribel Ripoll, que después de equivocarse en una de las frases soltó un taco. “Perdón, es que soy muy mal hablada”, dice mirando a sus pequeñas compañeras.

 

A las 10.30 de la mañana la escena ya estaba grabada y Maribel aprovechó para bromear un poco con sus compañeras.

Después, tan atenta como siempre, la actriz catala nos habló de Doloretes –que reaparecerá el 23 de febrero, coincidiendo con el quinto aniversario de la novela–, además de desvelarnos cómo vivía ella el Día de Reyes cuando era niña.  

¿Qué pensaste cuando te hablaron de esta trama?
Me alucinó. Nunca imaginé que tendría una réplica de mi personaje. Lo que más me gusta es la idea de ponerla a la venta con fines benéficos. Me parece maravillosa y ¡ojalá salga adelante!

En la novela hay varios modelos. ¿Vas a quedarte con alguna?
Eso espero, porque yo quiero una Doloretes para Reyes. Si se vendiera, me la pediría sin dudarlo porque es muy divertida y ha sido creada con mucho amor. Me ha hecho gracia la que está vestida de alcaldesa, con pamela y gafas con cristales ahumados.

¿De niña los Reyes Magos se portaron bien contigo?
Sí, porque era buena estudiante y, aunque algo traviesa, lo disimulaba bien [risas]. Creo que he sabido elegir la profesión porque siempre he sido un poco teatrera.

¿Qué regalo recuerdas con cariño?
Pues fue precisamente una muñeca, una Nancy que conservé durante muchos años. Tampoco olvidaré una cocinita de madera que me hizo mi tío. Era preciosa.

Antes, el obsequio más deseado era una bicicleta…
Sí, pero yo la tuve desde muy pequeña. Vivíamos la mitad del tiempo en Madrid y la otra en Olite, el pueblo de Navarra de mi madre. Así que desde que recuerdo, estaba subida a una.

¿Con qué soñaste y nunca llegó?
Una moto, siempre me han gustado pero a mis padres no, aunque mis hermanos y mis amigas si que tenían. Me la compré cuando empecé a trabajar. He tenido muchas, la de ahora es una vespa muy antigua.

¿Sigues las tradiciones de estas fiestas navideñas?
Algunas, el día de Reyes me encanta comer el roscón, me divierte eso de que tenga sorpresa. Aunque mi perdición es el turrón de Jijona.

 

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo