La boda de Matías y Marcela de ‘El secreto de Puente Viejo’, detrás de las cámaras

Se rodó hace dos meses en la Sierra de Madrid y fueron once horas de trabajo en las que los actores disfrutaron y se divirtieron mucho a pesar del frío

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Siete de la mañana en Robledo de Chavela. El equipo de El secreto de Puente Viejo se encuentra en la ermita de Nuestra Señora de Navahonda, en la sierra madrileña, para grabar el enlace de Marcela (Patricia Ballesteros) y Matías (Iván Montes).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Es 1 de marzo, la niebla empieza a irse y el sol a calentar aunque no tanto como todos desearían. Aun así están felices con la salida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Me divierte grabar en exteriores”, asegura el novio, al que antes de cada secuencia vemos mover el cuello y los brazos. “Tengo esa manía, es mi manera de meterme en situación, como un futbolista que calienta cuando va a jugar”, explica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Hace un día increíble”, comenta Sandra Cervera, para quien este día es especial. “Emilia, mi personaje, también se casó en esta iglesia y estaba embarazada como Marcela. La diferencia es que Alfonso [Fernando Coronado] y yo sí estábamos enamorados”, recuerda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

También es un momento relevante para María Bouzas. “Por primera vez Francisca asiste a una boda de clase inferior y se muestra amable por amor a Raimundo [Ramón Ibarra]. Pero seguirá manejando la comarca, el público no perderá a la Montenegro de siempre”, advierte divertida la actriz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Elegantemente vestida, sorprende verla con botas de montaña. “Me quito los tacones cuando no grabo porque si no acabo con los pies destrozados, pero eso también lo hago en el plató”, afirma. Giulia también se apunta a la comodidad, aunque ella lleva zapatillas de deporte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Antes de ponerse delante de la cámara, el equipo está pendiente de que los actores se despojen de estos modernos artículos, pero no es fácil.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

El director acaba de dar por buena la secuencia en la que van llegando los invitados a la iglesia. De pronto, hace un gesto de desaprobación: Maribel Ripoll (Dolores) ha salido con gafas de sol. Habrá que repetir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Varias veces se rueda también el momento en que Gracia felicita al novio dándole palmaditas en la cara. “A Carmen [Canivell] le preocupaba dejarme la cara roja”, comenta el novio, que sufrirá otro altercado en el altar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Su futura esposa lo cuenta: “Al ir a ponerme el anillo no entraba porque con el calor que sentía por el ajetreo se me hincharon los dedos. Hemos falseado la secuencia un poco y me lo he colocado yo cuando no me enfocaban”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Paula está bellísima con su sencillo vestido. “Por la clase social a la que pertenece, las circunstancias en las que se casa (encinta) y la dulzura del personaje, no puede ser de otra manera”, aclara Zulma Velázquez, la diseñadora. “Me inspiré en las bodas de los años veinte. He mezclado varios tejidos, pero sobre todo lleva bambula que da un aire rústico”, añade.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

En cuanto al peinado, feliz está Giulia, que les da menos trabajo desde hace unas semanas. “Le cortamos la melena que llevaba casi por la cintura. Tenía unas ganas locas de cambiar”, asegura Susana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Según la peluquera, los chicos son más especiales y coquetos. “Muchos se peinan solos, como Mario Martín [don Anselmo] y Fernando, al que solo corto”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Iván le da la razón: “Suele regañarme porque no paro de tocarme el pelo. Además, me miro mucho al espejo, pero me dejo aconsejar”.

Lee el reportaje completo en la revista Telenovela

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Su boda ideal

Aunque ninguno se ha casado, y de momento no planean pasar por el altar, los tres saben cómo les gustaría hacerlo. “En la playa o en Las Vegas. Yo de Elvis y ella de Marilyn”, cuenta Iván. “Me fascinan las bodas y toda la parafernalia que las rodea. La verdad es que me encantaría casarme tanto en la ficción como en la vida real. Soy muy romántica”, reconoce Giulia. Paula, a quien no hace especial ilusión dar 
ese paso, se imagina “de blanco”. Sí sueña con tener hijos: “Me gustaría 
sentir ese amor incondicional que he visto en mis padres por mí”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hasta el último detalle

Susana García, jefa de peluquería, retoca el peinado a Paula y a Giulia. “Procuro que mis diseños les favorezcan y sean rápidos y fáciles de hacer. Que no nos lleven mucho tiempo y que ellas estén cómodas”, comenta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

El vestido de Sandra también necesita arreglo, que una compañera no tarda en realizar ante la mirada de Jorge Elorza, el coach de los actores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La iglesia del pueblo

Es en realidad la ermita de Nuestra Señora de Navahonda, que se encuentra en la localidad madrileña de Robledo de Chavela. Treinta y cinco extras se trasladaron hasta allí para grabar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
A repasar

El director, Pedro Antonio Martínez, prepara la escena de 
la ceremonia con los actores. Todos están atentos a sus indicaciones pero también a los divertidos comentarios, que unos y otros, realizan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para el recuerdo

“Me río mucho con él, jugamos a que de verdad somos madre e hijo. Fuera de las grabaciones somos súper colegas. Iván es un gamberro”, dice Sandra de su compañero.

Y mientras ellos 
se fotografían, varias personas pertrechadas con mochilas y bastones que hacen una de 
las rutas de la zona los fotografían mientras comentan la sorpresa de toparse con el rodaje.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

El buen ambiente propicia divertidos momentos como estos.  “Paula es una excelente compañera, va a hechizar al público”, afirma Montes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El momento de Francisca

Apartada del equipo 
y sentada en una silla con 
un cigarrillo entre los dedos, María Bouzas repasa las frases que en unos minutos dirá delante de la cámara. “Adoro grabar al aire libre, soy feliz 
en el monte. Estoy en 
mi salsa”, explica la actriz gallega.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Haciendo tiempo

Revisar 
el móvil o tomar el sol son dos buenas opciones mientras esperan para grabar. A pesar 
del luminoso día, el frío obliga 
a las actrices a llevar abrigo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

“¡Qué guapa estoy!”, bromea Patricia, que cubre su vestido 
de novia con forro polar. 
Giulia lleva además leggins negros debajo del suyo .

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo