Julieta, la salvadora

La muchacha no duda en meterse en las frías aguas para rescatar a Pruedencio, que ha quedado atrapado entre unas ramas. Antena3. Del 10 al 14 de julio. 17.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un caballero en apuros en Puente Viejo

Mientras Julieta se encuentra paseando por la orilla del río, oye a lo lejos un grito de auxilio.

Entonces divisa a un hombre atrapado entre una ramas en el agua y, sin dudarlo, acude a socorrerlo. El desconocido, no es otro que Prudencio.

Prudencio, rescatado

El hermano de Saúl se queda prendado al instante mientras ella consigue zafarle de la trampa.

Enamorados de la misma mujer

Nada más reunirse con su hermano le relata lo ocurrido.“A juzgar por tu entusiasmo, cualquiera diría que te has enamorado”, asegura Saúl.

El miedo de Adela

La muchacha, por su parte, encuentra a Adela y esta aprovecha para advertirle de los graves problemas que puede acarrearle ocupar las tierras de la Montenegro.

La compasión de Julieta

“Soy totalmente consciente de ello, pero me siento incapaz de echar a esas personas a la calle”, responde Uriarte.

¿Qué quiere Beatriz?

La joven se presenta por sorpresa en la casa de comidas: quiere hablar con Matías y no piensa irse hasta que lo haga.

Marcela lo oye todo

Él la lleva a un lugar más discreto, pero su mujer escucha la reveladora conserversación sin ser vista.

Los celos de Prudencio

La amistad de Saúl y Julieta va estrechándose día a día y la química entre ambos no pasa inadvertida por Prudencio, que se da cuenta de que le gusta la misma mujer que a su hermano. 

Prudencio se venga de su hermano

Aunque lo intenta, el chico a duras penas puede ocultar su decepción y, cegado por la rabia, revela a doña Francisca que tienen ocupadas sus tierras.

Montenegro decide desahuciar

“Hay que echar a esa gente”, ordena la terrateniente a Mauricio cuando este se lo confirma.

El amor de Nicolás

El fotógrafo está muy preocupado por la salud de Camila y, aunque había prometido guardar silencio, acaba contándole a Hernando que su mujer ha sufrido un desmayo. 

La salud de Camila

Sin perder tiempo, Doscasas llama a un médico, mientras Beatriz sugiere que podría estar embarazada.

El lado secreto de Aquilino

Las preocupaciones parecen multiplicarse para Doscasas y Aquilino continúa ofreciéndose como amigo, aunque dosificando la información que recibe de sus colaboradores.

Severo defiende a Candela

Santacruz se entera de que Francisca se presentó en la confitería para amenazar a Candela y, fuera de sí, se enfrenta a la terrateniente: “¡No te acerques a mi esposa!”.

Julieta al frente de la resistencia

Indiferente al enfado de Santacruz, la señora sigue su camino en dirección a sus tierras dispuesta a echar a quienes se han atrevido a ocuparlas. Sin embargo, nada sale como esperaba pues Julieta se alza como líder del grupo: “¡Ni nos iremos, ni nos someteremos a su tiranía!”.

La traición a Saúl

De vuelta en La Casona, mientras Raimundo trata de tranquilizar a la Montenegro, Prudencio se pone del lado de la señora y le propone un plan infalible para desalojar el improvisado poblado de forma definitiva.

Saúl da la buena noticia a Julieta

Esa misma noche, durante la cena, Francisca comenta que ha recapacitado y no tomará medidas y Saúl, ingenuo y confiado, corre a dar la noticia a Julieta, que no oculta su alegría: “No sabes cómo me tranquiliza saberlo, porque mi hija está enferma y no puede salir de casa”.

Marcela comparte con Adela

Poco después de que la chica confiese a Adela que sabe más de lo que ha admitido hasta ahora sobre la infidelidad de su marido...

La provocación de Beatriz

Se hace la encontradiza con el joven matrimonio provocando una situación incómoda que acaba con la llegada de Aquilino.

Aqulino descubre quién es Matías

Hechas las correspondientes presentaciones, Benegas deduce que Matías es la misteriosa persona de la que siempre habla la hija de su socio.

Doscasas hace frente a su cobrador

Hernando se enfrenta al prestamista admitiendo que no puede pagarle.

Nicolás se ofrece a Camila

Camila se desahoga con Ortuño que, como siempre, se ofrece a ayudarla en lo que necesite.

La confesión de Nicolás

Más tarde, será el fotógrafo quien busque consuelo en Alfonso: “Sé que es una locura, pero me he enamorado de la esposa de Doscasas”. Sorprendido, Castañeda no sabe qué aconsejarle.

Publicidad - Sigue leyendo debajo