El nuevo alcalde

Carmelo consigue 
el cargo tras demostrar 
la incompetencia de Onésimo y que fue nombrado a dedo 
por Garrigues. Antena3. Del 24 al 28 de julio. 17.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Julieta regresa al pueblo y pide perdón a Consuelo por desaparecer antes del entierro de Ana. “Necesitaba pasar ese dolor en soledad”, explica. Luego, se encuentra con los hermanos Ortega en el cementerio mientras reza frente a la tumba de su hija.

Prudencio, que sufre en silencio por haber matado accidentalmente a la niña aunque todos lo consideran un héroe porque ignoran que provocó el incendio, trata de consolar a la chica pero a ella solo la calman las palabras y la compañía de Saúl.

Tampoco Mauricio olvida su participación en la tragedia y se muestra hundido con Fe. Nazaria los ve y, movida por los celos, pide a doña Francisca ayuda para separarlos.

A la señora le parece bien degradar a la criada y someterla a la autoridad de su ‘prima’, como ella misma le sugiere.

Carmelo recibe una excelente noticia: será el alcalde de Puente Viejo después demostrar al gobierno de la capital la incompetencia de Onésimo y que fue nombrado a dedo por Garrigues.

Severo, que ha colaborado con él, lo felicita entusiasmado. Horas después, el abogado comunica al pueblo su nuevo cargo.

Después de despedir a los vecinos que las han visitado para darles ánimos, Julieta y Consuelo comentan que tienen miedo a que el pasado vuelva a su vidas.

Más tarde, la chica encuentra sosiego en los brazos de Saúl, con quien se va a merendar al campo. Prudencio se pone de mal humor cuando se entera.

La tarde para los enamorados transcurre con normalidad hasta que ella rechaza a su acompañante. “Te quiero, pero aún no me siento preparada”, se justifica.

Comprensivo, el joven respeta la decisión y cuando llega a La Casona comenta con su hermano que quiere dar una casa a Julieta para compensar su tragedia. 

A Prudencio le gusta la idea y mientras Saúl está pidiendo ayuda a Raimundo para alcanzar su objetivo, él ya lo ha logrado a través de la Montenegro. Victorioso, va a examinar la propiedad que le ha prometido doña Francisca, pero se lleva una gran decepción al comprobar que está en ruinas.

Tras rechazar el dinero que le ofrece Nicolás, Hernando entrega al prestamista la cantidad que ha reunido pero es insuficiente. Lleno de ira, el individuo lo amenaza con hacer daño a Camila.

Al día siguiente un sicario va en busca de su esposa, pero aparece Aquilino y salda la deuda. Doscasas y su socio acuerdan mantener el asunto en secreto.

Sin embargo, el fotógrafo se entera y recela de la decisión de su amigo. “Creo que Hernando ha descubierto mis sentimientos hacia su mujer”, confiesa dolido a Alfonso.

Ajena a todo esto, Camila percibe el cambio de humor de su esposo y por fin le comunica que está embarazada. El futuro padre no cabe en sí de gozo.

No parece tan feliz Beatriz cuando se lo cuenta. “Me alegro mucho, pero estoy amargada por el rechazo de Matías, no tengo ánimo de nada”, se excusa.

Abatida tras tener otro incómodo encuentro con Marcela, Beatriz se refugia en Aquilino y acepta un regalo muy íntimo: un camisón. Adela los ve y descubre la estrecha relación que los une.

Después de comunicar a los más allegados su embarazo, Camila les adelanta que lo celebrará con una fiesta. Beatriz la felicita de nuevo, esta vez con enorme cariño.

Mientras tanto, la joven sigue aceptando los regalos de Aquilino, que empieza a mostrar su verdadero rostro con Hernando. “El dinero que le he entregado no ha sido a cambio de nada”, asegura.

Harta de la situación en La Casona, Fe acepta el puesto de trabajo que le han ofrecido a través de un telegrama. La patrona no se lo impide cuando se lo comunica. Luego, acuerda con Nazaria ocultar la marcha a Mauricio.

También Hernando recibe una oferta tentadora: dirigir un balneario en Checoslovaquia.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo