Hasta siempre, Fe

Los vecinos despiden a la criada entre besos y abrazos y le desean mucha suerte en su nuevo trabajo lejos de Puente Viejo. Del 31 de julio al 4 de agosto. 17.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las exigencias de Aquilino

Como pago por saldar su deuda con el usurero, Aquilino exige a Hernando el cincuenta y uno por ciento de la empresa para asegurarse el control y lo apremia a formalizar la situación ante el notario.

Julieta sospecha del incendio

Aunque le hubiera gustado ser él quien le proporcionara su nuevo hogar, Saúl se acerca a visitar a Julieta y a preguntarle por él.

Prudencio, el salvador

Ella le oculta que lo consiguió gracias a su hermano. Tampoco le dice que le molesta que trabaje las tierras donde vivía, sobre todo porque sigue pensando que el incendio fue provocado.

 

 

La estratagema de Prudencio

Días después y por un comentario que Prudencio hace a Consuelo con toda la intención, Julieta empieza a sospechar que Saúl quemó el poblado y se aleja de él. Su hermano se alegra al ver que su plan resulta como deseaba.

Carmelo toma el mando

El nuevo alcalde visita a los Mirañar para comunicarles que pondrá todo su empeño en trabajar en beneficio del pueblo.

Onésimo, desplazado

Mirañar no disimula el disgusto que le produce haber sido despojado de su cargo.

Vuelven las amenazas de Francisca

Mientras tanto, Francisca va a la confitería para amenazar a Candela por el nombramiento. Esta, asustada, piensa que ha sido un error volver a Puente Viejo.

Mauricio con el corazón roto

El capataz no soporta la idea de que Fe se vaya y es el único que no se despide de ella.

La depedida de Fe

Adela, Gracia, Alfonso, Emilia… todos le desean suerte en su nuevo destino y esperan volver a verla.

Bajo el mando de Saúl

Destrozado, el capataz escucha a doña Francisca que quita importancia a la marcha de la criada para luego exigirle que se ponga a las órdenes de Saúl: “Necesita ayuda para sacar adelante el proyecto de Tristán”.

Beatriz y Aquilino descubiertos

Aunque la pareja han llevado en secreto su relación, no han podido evitar que la gente del pueblo se entere. Matías no lo cree, pero Emilia se lo confirma.

La preocupación de Emilia

Además, preocupada por la chica, se atreve a decirle que deje al empresario pues cree que no le conviene. También don Anselmo le aconseja lo mismo.

Aquilino intenta sobrepasarse

Lejos de hacerlo, la hija de Doscasas se cita una vez más con su enamorado. Para su sorpresa, el hombre insiste en hacer el amor y a ella le cuesta zafarse de él. Tras lo ocurrido, empieza a pensar que está cometiendo un grave error.

Camila sospecha del forastero

Nicolás tampoco es ajeno a los comentarios sobre la pareja y pone al corriente a Camila. Esta se lo agradece y le revela sus sospechas de que Aquilino está utilizando a su hijastra.

¿Qué oculta Aquilino?

Cuando se lo cuenta a Beatriz, la chica no duda en interrogarlo pero él lo niega.

Expulsado de la casa

Hernando también desconfía de las intenciones de su socio y decide prohibirle acercarse a su hija.

Aquilino busca cobijo

Sin embargo, él tiene otros planes y ha pedido a los Mirañar que le busquen una residencia para vivir en el pueblo.

Beatriz, enferma

Ajena a esto, la joven se pone en manos del médico porque se siente débil, pero el doctor no halla el origen del malestar. La muchacha se recupera cuando Aquilino se va de viaje.

Beatriz busca ayuda en Matías

Entonces, queda con Matías para explicarle que se siente acosada por su novio, pero él no le deja explicarse: “Solo he venido para que no montaras un escándalo”.

Mauricio, de nuevo capataz

Saúl, que no entiende el distanciamiento de Julieta, contrata jornaleros para que trabajen las tierras quemadas y deja a su cargo a Mauricio.

 

La revuelta de los jornaleros

El malestar y la tristeza que lo invaden desde la marcha de Fe lo llevan a enfrentarse a uno de ellos, lo que provoca que todos se rebelen.

Julieta al frente de otra rebelión

La Montenegro se toma a broma la concentración de los obreros en la plaza y se presenta allí para dejarlos en ridículo, pero es ella la que se va humillada después de enfrentarse a Julieta, que lidera la protesta.

Saúl trata de mediar

Pese a sus intentos, la muchacha se muestra inflexible. Luego, confiesa a Prudencio que sospecha de su hermano: “Creo que incendió el poblado”.

Prudencio sale victorioso

Él le pide que no haga nada de momento, que investigará sobre el asunto. Sin embargo, las ansias de justicia le impiden esperar. 

Julieta acusa a Saúl

Mientras Saúl ha llegado a un acuerdo con los peones gracias a la colaboración de don Berengario, ella habla con Carmelo… 

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo