Segunda boda

Matías sorprende a Marcela con una romántica ceremonia donde le confirma que la ama. Antena 3. Del 11 al 15 de septiembre. 17.20h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cada vez más perocupada por Candela, Emilia le aconseja hablar con su marido para salvar el matrimonio.

Su amiga le insiste en que ya no hay solución y empieza a preparar las maletas: ha decidido irse de Puente Viejo con Lucas, su hijo.

Severo, que no imagina las intencines de su esposa, se siente satisfecho porque cree que ha cambiado de opinión, sin embargo, vuelven a discutir cuando descubre la verdad.

Dolores tampoco acaba de encontrar sosiego y reconoce ante Gracia que no supera el abandono de su esposo: "No puedo creer que quiera casarse con otra". Aunque su nuera intenta consolarla, no lo consigue y la señora atiende a los clientes del Colmado con lágrimas.

Por separado, ni Carmelo ni Adela se quitan de la cabeza la petición de matrimonio. Decidida a luchar por la relación, la maestra se las ingenia para que el abogado vuelva a pedirle que sea su mujer y esta vez le da un emocionado sí por respuesta y se funden en un apasionado beso.

Leal y Santacruz también tienen otro motivo para estar contentos. El plan contra la Montenegro sigue adelante sin contratiempos y hablan con los jornaleros, a quienes intentan convencer dee que dejen de trabajar para ella a cambio de remodelar el Ayuntamiento.

Aunque no imagina el alcance de lo que traman, Prudencio sospecha de ambos y así se lo comunica a Raimundo.

Este, inquieto, se ve con ellos en la casa de comidas y los interroga sobre el asunto pero los dos niegan el boicot del que se les acusa.

Empeñada en alfabetizar a los hombres del pueblo, Adela pide a Julieta que vaya al campo y los anime a asistir a clase.

La muchacha así lo hace delante de Mauricio, que se queda de piedra al saber que Saúl le ha dado su permiso.

El chico sufre porque, siguiendo con lo acordado, debe fingir que han puesto fin a su relación.

Prudencio, que se ha creído como el resto del pueblo el engaño, no pierde oportunidad para aceercarse a la joven. Su hermano los descubre en uno de esos encuentros y siente unos celos terribles al ver que Uriarte parece feliz a su lado.

Consuelo, que siempre ha mirado con recelo al joven, deja claro a su nieta que no debería tratarse con él pero ella no está dispuesta a perder a quien considera un gran amigo.

En ese momento, lsohermanos están discutiendo por ella y Saúl termina el enfrentamiento prohibiendo a Prudencio que la vea.

Cuando ella se entera, le recrimina su actitud y a él no le queda más remedio que disculparse por la chiquillada. No es el único asunto que le trae de cabeza...

El joven acaba de saber que los jornaleros de La Casona se han marchado para trabajar en las obras del ayuntamiento y se presenta allí para exigir explicaciones a Carmelo.

La certera intervención de Raimundo impide que amos lleguen a las manos. Luego, intenta mediar en el conflicto hablando con Severo, que le explica la situación: "Esos hombres han decidido irse por su propia voluntad, no puedo hacer nada".

Carmelo se disgusta con su amigos porque cree que está excediéndose mientras que Julieta y Alfonso le aseguran que el conflicto está perjudicando al pueblo porque el proyecto de Saúl haría prosperar a su gente.

Nicolás recibe noticias del matrimonio Doscasas: ya están instalados en Checoslovaquia y se encuentran bien. El fotógrafo, entonces, se da cuentad de que ya no se siente atraído por Camila.

Mientras tanto, Severo, corre en busca de Candela, que le ha informado en una carta que deja Puente Viejo, y la convence de que se quede cuando está a punto de coger el autobús. Días después, el ánimo de la confitera vuelve a perturbarse con la visita de su ex suegra, Venancia.

Con ayuda de Emilia, Matías prepara una sorpresa a Marcela.

El joven la lleva del brazo hasta un romántico lugar del bosque.

Allí, le adorna el pelo con unas flores que previamente había recogido cuando acudió a elegir el lugar.

Y procede a colocarle una nueva alianza en el dedo.

La joven pareja terminan bromeando felices en el bosque.

"Esta es nuestra segunda boda, la de verdad, porque ahora estoy realmente enamorado de ti", le asegura.

Ambos se funden en un emotivo abrazo tras la improvisada "ceremonia".

Recuperada, Francisca regresa a La Casona e insiste en ver a Saúl. Este teme la ira de la patrona pero ella culpa de todo a Santacruz y le pide que le dé un abrazo. Después pregunta si está dispuesto a cualquier cosa por luchar contra sus enemigos.

La vida sonríe a Adela y quiere que su hijo, Ulpiano, lo sepa. "Carmelo y yo nos amamos y vamos a casarnos", le dice emocionada por teléfono.

Publicidad - Sigue leyendo debajo