La decisión de Saúl

El chico no quiere pasar ni un día más alejado de Julieta y deja La Casona para poder vivir su amor con libertad. Antena 3. Del 2 al 6 de octubre. 17.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ulpiano se queda destrozado cuando Adela y Carmelo le confirman con el corazón roto que la Montenegro le ha dicho la verdad sobre la muerte de su padre.

Incapaz de vivir bajo el mismo techo que el asesino, pide a Matías y Marcela que lo acojan en la casa de comidas.

A punto de dejar Puente viejo, Venancia se encuentra con Candela y sufre una nueva crisis. La confitera le socorre y la lleva a su casa.

Allí la hace feliz cuando le comunica que puede quedarse. “gracias me horrorizaba la idea de morir sola”, le confiesa. Severo tampoco disimula su alegría.

Dispuesto a luchar por Julieta, Saúl revela a Francisca que la ama y que nunca la ha dejado. Fuera de sí, la patrona le asegura que sufrirá a su lado, como Tristán con Pepa y le da un ultimatum: o la chica o la Casona.

A Dolores le invade una profunda tristeza cuando Tiburcio le comunica que debe marcharse.

Mientras, Raimundo habla con Larraz, el capataz de la nueva cuadrilla, para conocerlo. Concluye que es serio y trabajador.

De vuelta a la hacienda, Saúl le pide consejo sobre su mal de amores y él le promete ayudarlo.

Los vecinos del pueblo, dirigidos por Julieta, siguen trabajando para terminar la vivienda de Rosa en el plazo acordado. Si lo consiguen, doña Francisca no podrá echarla.

Gracias a Matías, Ulpiano acepta verse con Carmelo, pero se niega a escucharle y lo amenaza con irse del pueblo si no deja a su madre. El alcalde se compromete pero cree morir ante la idea de alejarse de ella.

El circo se prepara para irse y Dolores ya tiene el pañuelo para llorar la marcha de Tiburcio, cuando este llega al Colmado y le anuncia que se queda.

La dueña no puede ocultar su entuasiasmo ni los Mirañar sus reparos, que enseguida la interrogan sobre la relación que mantiene con el forzudo. Ella no solo reconoce sus sentimientos por él sino que le busca trabajo.

Emocionada al ver su hogar en pie, Rosa y sus hijas agradecen al pueblo sus esfuerzos.

Una de las primeras en acercarse a la joven es Consuelo. “Ya puedes estar tranquila. Tendréis un techo bajo el que poder dormir”, le asegura.

Todos los puentevejinos que han contribuido celebran haber cumplido el plazo de la Montenegro.

Copa en mano brindan por el trabajo bien hecho delante de Francisca, que esboza una sonrisa forzada.

Tras negarse a escuchar a su madre, Ulpiano reconoce a Matías que quiere acabar con Leal. El marido de Marcela se teme lo peor cuando horas después comprueba que no está...

Efectivamente, el joven se encuentra en ese momento golpeando a Carmelo quien no hace nada por defenderse. Adela llega a tiempo de impedir que lo mate. Cuando el chico ve a su madre llorar, recapacita y le permite explicarse.

Raimundo intenta en vano aplacar la ira de Francisca contra Julieta, que ha aumentado tras lo ocurrido con Rosa. Aún así, Saúl, elige quedarse con su amada a la que va a buscar.

Cuando Consuelo los ve juntos en casa, les adelanta que no pueden quedarse allí.

La pareja acude entonces a la casa de comidas para pedir alojamiento a Emilia y Alfonso, a los que previenen de que la Montenegro podría molestarse si les ayudan.

Aunque sigue mirando con recelo a Venancia, Candela empieza a pensar que ha cambiado pues la ha visto comportarse como la perfecta abuela con Carmelito y Juanita, la hija de Nicolás.

Mientras, Prudencio explica a Larraz por qué los vecinos los tratan como si fueran los enemigos.

En su primera noche a solas, Saúl intenta hacer el amor con Julieta pero ella se pone muy nerviosa y le pide tiempo. Al chico le sorprende esa actitud de una mujer que ya ha sido madre y le pregunta el motivo. Ella no sabe qué contestar....

Publicidad - Sigue leyendo debajo