Aida de la Cruz se despide de Candela: "No me lo esperaba"

Aunque está triste, se muestra encantada de poder dedicar más tiempo a su hijo y buscar otros proyectos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El 23 de octubre, Aida de la Cruz grababa la última escena de Candela. Ha pasado un mes y sigue hablando de ello muy emocionada: “Han sido cinco años volcada en El secreto de Puente Viejo”. Esta dedicación no le ha impedido ser madre en la vida real y, aunque sus prioridades han cambiado, asegura que se habría quedado una temporada más en la telenovela.

¿Imaginaste alguna vez que llegaba el final de tu personaje?

Nunca y no me lo esperaba, en este momento. Este adiós no ha sido decisión mía pero, al menos, me avisaron con tiempo y he podido hacerme a la idea y despedirme de Candela a mi manera. Se había convertido en algo así como mi mejor amiga. Nunca había experimentado una relación tan intensa con ningún otro personaje de mi carrera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo te lo tomaste?

Con pena, pero también entendiendo que la ficción es así. Para que una serie pueda emitir tantos capítulos es fundamental la renovación de tramas, decorados y  también de los personajes. Eso hace que se mantenga viva y con una audiencia formidable.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo fue la última escena?

Amarga. Candela está desesperada por la desaparición de su hijo y va en busca de la persona que cree que lo tiene. Sus sospechas se confirman, pero tienen consecuencias inesperadas… Ha quedado un final muy potente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo crees que va a reaccionar el público a este inesperado adiós?

Imagino que no les va a gustar nada, como a mí (risas). Después de tantos años, estarán acostumbrados a Candela acompañándolos cada tarde…

Quien va a echarte de menos es Chico García (Severo)…

Cuando se enteró de que me iba se quedó tan a cuadros como yo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Con qué te quedas de tu paso por El secreto de Puente Viejo?

Con la familia que forma el equipo. En esta novela se trabaja desde la verdad, los actores nos desnudamos emocionalmente cada día y eso une. Ya añoro a mis compañeros, a todos: actores, peluqueros, maquilladores…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¡Qué original!

Pues también la ropa interior era mía, alguna toquilla y los patucos de Carmelito. Me los hizo mi abuela para mi hijo, que tiene diez meses, y en una escena me los regalaba Venancia (Inma Sancho).

¿Te has llevado algún recuerdo?

Al revés, he puesto cosas mías. Por ejemplo, el perfume de Candela lo cambiaba según su estado de ánimo. Al principio, aroma de vainilla; en momentos bajos, me ponía una lavanda y cuando conocí a Severo, elegí un perfume más sofisticado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo has compaginado la crianza con la novela?

Cuando tienes un bebé te conviertes en una persona más práctica. He aprendido a estudiar los guiones más rápido y, además, cuando nació el niño yo ya conocía tan bien a Candela que intuía lo que iba a decir en cada momento. Eso no significa que fuera fácil, porque estoy con la lactancia materna y en los descansos iba siempre corriendo a sacarme la leche y meterla en la nevera para conservarla.

Ahora, al menos, puedes dedicar más tiempo a tu pequeño.

Sí, claro. Al dejar la novela he sido consciente de que cuidar de tu hijo es una buena inversión. Eso no significa que me quiera dedicar solo a ser madre, me gusta mucho trabajar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué te apetecería hacer?

Un poco de comedia. Ahora estoy a la espera de que programen en Madrid la última obra de teatro con la que he estado de gira: Ellas, de Neil LaBute. Eso sí, como el horario del teatro coincide con la hora de acostar al bebé, tendría que apañarlo.

¿Tienes planes personales?

Me muero por hacer un curso de reciclaje teatral, pero ahora no dispongo de tiempo. También tengo pendiente una mudanza y me gustaría viajar.  Aunque cuando estoy con el niño no se me ocurre otra cosa mejor. Nada me llena más que verle crecer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Escenas inolvidables

En los cinco años que ha interpretado a Candela, Aida ha grabado miles de secuencias y le resulta complicado elegir sus preferidas, aunque guarda momentos imborrables. “Aún recuerdo la muerte de Tristán (Álex Gadea), pues supuso un antes y un después en la novela”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Luego llegó la trama de amor con Severo (Chico García). “Esta faceta romántica de mi personaje supuso aire fresco para mí. Además, el público vio a una mujer desconocida hasta entonces”, asegura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

También destaca la química que tuvo con Sandra Cervera (Emilia) y, sobre todo, con Adelfa Calvo (Rosario): “Ha sido mi maestra y mi cómplice y la quiero muchísimo. Celebro sus éxitos como si fueran míos”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo