Marcela da a luz

La joven se pone de parto cuando va de viaje con Fe en 
la furgoneta, que se avería. Antena3. Del 8 al 15 de enero. 16.15h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Después de haber obtenido el visto bueno de Nicolás, Gracia ofrece a Fe el local de la tienda que compartía con Mariana.

El fotógrafo tiene un asunto de mayor enjundia que atender: la defensa de Severo. Cuando la ha preparado a conciencia, Melitón le comunica que el juicio se aplaza porque se ha hundido el techo de la sala donde iba a celebrarse.

Carmelo muestra su rostro más humilde para pedirle a Raimundo que controle a Francisca en lo que al juicio de Severo se refiere ya que sospecha que el derrumbe ha sido provocado.

Al continuar sin saber las intenciones de Ignacio, Francisca se cita con él para hablarle sin tapujos. Ambos quieren que Julieta se vaya del pueblo y pactan cómo lograrlo.

Acto seguido, la señora hace que Saúl sufra un accidente que lo obliga a cambiar el trabajo con su hermano.

Mientras él se recupera en La Casona y lleva a cabo las gestiones administrativas, Prudencio realizará las labores en el campo con Larraz, con quien tiene una pésima relación.

Como parte de su plan, la Montenegro obliga a Uriarte a trabajar en el proyecto de la casa de acogida desde la hacienda, lo que provoca que ella y Saúl se vean de continuo.

Ambos fingen malestar, pero pronto recuperan la complicidad de cuando eran novios. La atracción es evidente…

Marcela quiere que Fe conozca a un amigo bodeguero y la convence para que la lleve en su furgoneta.

Sin embargo, el viaje resulta de lo más accidentado: ambas acaban perdidas en medio de un camino en el que pinchan una de las ruedas de la recién comprada furgoneta.

Debido al viaje y a los nervios por no saber a ciencia cierta dónde se encuentra, Marcela comienza a encontrarse mal y rápidamente se dan cuenta de que se ha puesto de parto.

 

La situación supera a Fe quien se pone muy nerviosa pero la parturienta logra calmarla y hacer que se enfoque en una sola cosa: buscar un sitio donde poder dar a luz.

 

Ambas comienzan a caminar y rápidamente encuentran un lugar apartado bajo la sombra de un árbol. A pocas horas, Marcela da a luz a una hermosa niña.

La dueña del colmado se ilusiona al abrir el regalo que le ha hecho Tiburcio: la aspiradora de sus sueños. Pero la alegría le dura poco porque el aparato se estropea.

Perdidas en medio del bosque, Fe busca la forma de pedir ayuda sin tener que abandonar a su amiga.

Finalmente se decide a quemar la furgoneta para crear una gran columna de humo y fuego que llame la atención de quienes las busquen. Y da resultado.

Alfonso y Matías no tardan en llegar y descubrir con alivio y alegría que las dos se encuentran bien y que la pequeña Castañeda ya ha venido al mundo.

En La Casona, Mauricio asegura a Nazaria que Fe no se interpone en su matrimonio, pero también le dice que jamás la querrá y le propone que hable con la patrona para que rompa el acuerdo al que le obligó a llegar con ella.

Onésimo no deja de comportarse de modo evasivo desde que regresó de su viaje para ver a Elodia y su familia no sabe por qué hasta que él acaba confesando: su amada se ha casado.

Muy decepcionado está también Prudencio, que sorprende a Saúl y Julieta besándose aunque ellos no están seguros de que los haya visto.

Doña Francisca, sin embargo, se alegra de lo ocurrido cuando el muchacho se lo cuenta, pues su plan está saliendo como ella esperaba.  

De vuelta a casa, Marcela comunica a la familia que su hija se llamará Camelia, como la madre de Emilia. Los Castañeda se mocionan al escucharlo.

Doña Francisca, que ha ido a conocer a la recién nacida, tampoco puede esconder su alegría al cogerla en brazos.

Esa tarde por fin comienza el juicio a Severo y, para sorpresa de Nicolás, el juez aclara que, de demostrarse la culpabilidad del reo, será condenado a cadena perpetua y no a garrote vil.

Julieta corrobora por un comentario de Mauricio que Prudencio sabe de su beso con Saúl y confiesa al capataz que se siente incapaz de controlar sus sentimientos. El hombre la anima a cortar con todo.

Mientras tanto, los hermanos se reúnen para poner fin a sus diferencias.

Francisca informa a la muchacha mostrando una preocupación que no siente con la intención de que ella intervenga.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo