“Adiós, Pedro”

Tras recibir desde Rusia la urna con las cenizas de su exmarido, Dolores decide esparcirlas a las afueras 
de Puente Viejo. La acompañan Hipólito, Gracia, Onésimo, 
don Anselmo y Tiburcio, que no ha querido dejar sola a su amada. Antena 3. Del 15 al 19 de enero. 17.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Después de haber visto a su hermano besando a su novia, Prudencio increpa a Saúl hasta casi llegar a las manos. Julieta acude rápidamente al lugar.

Con mucha dificultad y la ayuda de Melitón y la guardia civil, Julieta consigue separar a los dos hermanos, que a punto están de golpearse.

Pero hace falta unos minutos para que ambos puedan calmarse antes de poder abandonar el lugar.

 

Tras lo ocurrido, la chica confiesa a Emilia que se siente culpable: “Prudencio nos vio besándonos”. Luego, acepta irse del pueblo con Ignacio cuando este le insiste en que lo acompañe.

Agradecidos por asistir el parto de Marcela, los Castañeda regalan a Fe una furgoneta en la que se dirige al local donde abrirá su negocio.

Dolores recibe desde Rusia una urna con las cenizas de Pedro. Lejos de resurgir el rencor que sentía por su exmarido, empieza a recordar los buenos momentos que vivió a su lado y se propone esparcir sus restos en un bonito lugar de Puente Viejo.

Nicolás descubre que la Montenegro está tras la decisión del juez de conmutar la pena de muerte por cadena perpetua y se lo cuenta a Carmelo. Este enfurece cuando la señora se explica: “Así me aseguro de que sufrirá toda su vida por estar separado de su hijo”.

Emocionada, Emilia se comunica con María para informarle de la llegada de la pequeña Camelia. La joven lamenta no poder estar con ellos.

Francisca deja a Saúl y su hermano solos en el despacho para que limen asperezas, pero una vez más están a punto de pegarse.

Preocupada, confiesa a Mauricio su temor a que los muchacho no se reconcilien.

Lo conseguirá horas más tarde. Como su prometida le responde con evasivas, empieza a pensar que le oculta algo. No imagina que se trata de su marcha.

Mientras tanto, Prudencio busca a Julieta para exigirle explicaciones de su comportamiento, pero Larraz y Melitón se lo impiden.

Arranca el juicio a Severo y los Castañeda declaran a su favor. Luego, llega el turno de Melitón, que también exculpa al preso.

En un receso, Nicolás comenta con Carmelo la sospecha de que Francisca sabe más sobre la muerte de Venancia de lo que imaginan y deciden llamarla a declarar. Sin embargo, el juez se opone.

Mientras que Julieta prepara en secreto su huida con su padre...,

... Consuelo pide dinero a Saúl para irse también del pueblo.

El chico se inquieta al percibir el estado de nervios de la señora, que se ausenta apenas unos días.

Cuando don Ignacio se entera de su regreso, apremia a su hija para que adelanten la partida.

 

La muchacha accede aunque eso le impida asistir a la inauguración de la casa de acogida, donde ya se han instalado algunos jornaleros.

A petición de Santacruz, Carmelo oculta en el juicio su participación en el secuestro de Venancia, pero al terminar su declaración reconoce a Adela que se siente un cobarde. “Solo has hecho lo que te ha pedido tu amigo”, lo tranquiliza ella.

Acompañada de su hijo, su nuera, Onésimo y don Anselmo, esparce el contenido de la urna en un riachuelo del pueblo.

Durante el funeral, Hipólito desvela un episodio que perturba a su madre.

El joven había tirado por accidente las cenizas de su padre a la basura, pero por suerte puede recuperarlas. “No ha pasado nada”, asegura Hipólito.

Ante el dolor de su novia, Tiburcio, que no ha dejado a su amada sola, permanece en un segundo plano.

Finalmente, Dolores puede dar el entierro que se merece su exmarido.

Siguiendo la sugerencia de Marcela, Emilia prepara una encerrona a Fe y a Mauricio para que hablen abiertamente de sus sentimientos.

Cada uno recibe del otro una carta citándolo en la tienda de la antigua criada. Cuando se encuentran, los dos niegan haber enviado mensaje alguno mientras alguien desde fuera cierra la puerta con llave…

Lejos de allí, el coche donde se van Julieta y su padre se avería. 

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo