El arrebato de un hombre tranquilo

Los Castañeda se alteran con la llegada de Dos Caras al pueblo y Nicolás intenta tranquilizarlos pero finalmente es él quien pierde el control. Antena3. Del 12 al 17 de marzo. 17.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cuando todos dan por hecho que la salvación de Francisca es imposible, Saúl y Prudencio llegan a un acuerdo con Larraz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Si no ejecuta a la señora se ocuparán de que la justicia sea benevolente con él y el resto de los sublevados, que están acorralados pues el Ejército ha entrado en el pueblo para liberarlo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tras la rendición y la entrega de armas, Puente Viejo recupera la normalidad y los vecinos desean mucha suerte a Laura, que se despide pues sus servicios ya no son necesarios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

También Irene se va con el corazón destrozado y sin saber cómo seguir viviendo sin Carmelito, al que creía su hijo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Julieta se instala definitivamente en La Casona para alegría de Prudencio, que espera por fin consumar el matrimonio. Sin embargo, le asaltan los celos en cuanto Saúl se acerca a ella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Dolores tiene un encontronazo con una forastera. Cuando descubre que se trata de su futura suegra, se pone nerviosa. Lo mismo le sucede a doña Patrocinio y ambas tratan de evitarse pues temen que, debido al incidente, la otra quiera cancelar la boda. La dueña del colmado no tarda en confesar a Gracia lo incómoda que se siente con la situación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Todo está listo para celebrar el juicio a Dos Caras, que llega al pueblo esposado por la guardia civil y con Espinosa, su abogado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los vecinos lo esperan en la plaza expectantes, sobre todo, los Castañeda y Nicolás, que no ve el momento en que el asesino de su mujer pague por el crimen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Es el fotógrafo el que tranquiliza a los familiares de su fallecida esposa ante los intentos de provocación del asesino.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sin embargo, en un momento de entereza, Nicolás se acerca a él para echarle en cara lo que hizo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

En ese momento, Dos Caras aprovecha para envenenarlo con sus palabras: “Mariana no solo suplicaba por su vida, sino por la del hijo que llevaba en el vientre. Estaba embarazada”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Fuera de sí, Nicolás hiere de muerte al asesino. El hombre cae gravemente herido al suelo, rodeado de policías que se acercan rápidamente a por Nicolás.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

El fotógrafo no tiene más remedio que entregarse a las autoridades ante la atónita mirada de los vecinos, que salen en su defensa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sin embargo, no pueden evitar que sea llevado a la cárcel, donde van a visitarlo Emilia y Alfonso. “Solo me arrepiento porque voy a estar separado de mi hija”, les confiesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

En La Casona, Prudencio reprocha a Julieta que no le preste atención y que solo esté pendiente de buscar al cachorro que le ha regalado su abuela, que ha desaparecido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Poco después, encuentran al animal muerto y el joven
sin compasión le dice que se le acabaron las excusas para no dormir con él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Esa misma noche, la chica empieza a arder en fiebre.
También Carmelito cae enfermo y Severo no sabe qué hacer. El niño está muy triste desde que Irene se fue. Desesperado, pide a Adela que se haga cargo de él mientras va a buscar a la periodista, a quien suplica que regrese. Sin embargo, ella se niega. Días más tarde, cambiará de opinión cuando la visite don Anselmo y le informe de que el pequeño ha empeorado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Aunque a Prudencio le disgusta, finalmente accede a que Saúl vea a su esposa, que lleva varios días en reposo debido a una persistente gripe. La visita despierta de nuevo sus celos al ver a la pareja hablando con complicidad en el jardín.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

La Montenegro está tan emocionada porque ha comprado
un cuadro que perseguía desde hacía tiempo que no se percata de la oscura mirada del muchacho cuando se marcha de La Casona: no anuncia nada bueno…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y mientras en el pueblo continúan las protestas para liberar a Nicolás, en Murcia el padre de Dos Caras entierra a su hijo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Vengaré su muerte, no voy a consentir que manchen su nombre y su honor”, jura a su abogado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo