La huida y la pasión

Julieta se va de La Casona cuando Prudencio intenta forzarla y se refugia en el bosque. Allí la encuentra horas después Saúl. Antena3. Del 2 al 6 de abril. 17.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Artífices de la fuga de Nicolás y allegados celebran con él su inminente marcha del pueblo aunque reconocen que lo echarán de menos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tras despedirse de todos, Raimundo regresa a La Casona y revela a Francisca que ha ayudado al fotógrafo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cansado de las visitas de Julieta a su antigua casa, su marido le prohíbe salir. “No vas a impedir que vea a mi abuela”, le dice fuera de sí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Horas después, Prudencio rechaza a Nazaria y acude a su alcoba para hacer suya a su esposa a la fuerza pero ella le rehuye.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ella rápidamente consigue librarse de él con una bofetada y amenazándole con un objeto contundente que le abre una brecha en la frente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ante su confusión, la joven consigue huir al bosque, herida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Allí busca refugio y comienza a replantearse si realmente hizo bien casándose con Prudencio a pesar de no poder dejar de amar a Saúl.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pérez de Ayala llega en busca del asesino de su hijo y exige una habitación en la casa de comidas de Alfonso y Emilia. Estos se ponen muy nerviosos y advierten al resto de la presencia del señor en el pueblo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Una vez instalado, el militar se entrevista con Carmelo, quien le asegura que los puentevejinos nada tienen que ver con la fuga de Ortuño. Sin embargo, él sabe que miente y continúa investigando. Todos se atienen al plan establecido y niegan saber algo de su vecino y de su hija, Juanita.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Hasta la Montenegro recibe la visita del general, que se va satisfecho de su casa pues la señora le ha asegurado que apoya su causa. Lo que no imagina es que ella no se fía de él pues, después de investigarlo, sabe que es muy peligroso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

De eso se darán cuenta enseguida los demás, cuando los cite en la plaza y les pregunte por el paradero de Nicolás.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ante el silencio general, Pérez de Ayala los amenaza: “No me queda más remedio que tomar otras medidas. Si no es por las buenas, será por las malas”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Como Fe participó directamente en el rescate de Nicolás, Mauricio teme por ella y trata de protegerla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pero quienes primero sufren la  ira del militar son los Mirañar, pues ordena el cierre del colmado por insalubridad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Apesadumbrados, Hipólito y Onésimo ven impotentes a los soldados guardar la mercancía en cajas y llevárselas para destruirlas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Más tarde, será Adela quien reciba una amenaza velada. “Es duro estar lejos de los hijos, ¿verdad? Usted  echará mucho de menos al suyo y seguro que no quiere que le ocurra nada malo”, afirma Ayala.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

No contento con eso, el hombre se acerca a Camelia, a la que empieza a hacer carantoñas. A los Castañeda se les hiela la sangre al verlo con su niña… Asustados, todos se reúnen en la casa de comidas para analizar la situación. Carmelo se consuela porque al menos Nicolás y su hija ya están lejos de Puente Viejo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Consuelo se inquieta cuando Prudencio se presenta en su casa preguntando por Julieta y comenta a Saúl lo ocurrido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Poco después, los hermanos se encuentran en La Casona y el segundo culpa al primero de la desaparición de la chica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

“No sé lo que ha ocurrido, pero seguro que tú la has llevado a eso. Voy a encontrarla”, le dice antes de salir corriendo en busca de su enamorada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Horas después, da con ella en el bosque. Solo con la mirada saben lo que desean y ambos se funden en un apasionado beso. Poco a poco, se despojan de la ropa y por fin hacen el amor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ajeno a esto, Prudencio se lamenta en su habitación por su modo de actuar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sin imaginar lo que ha ocurrido en el pueblo, Dolores y Tiburcio regresan felices del viaje de novios. Hipólito y Onésimo no saben cómo decirles la suerte que ha corrido su negocio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo