¡Al fin, libres!

Emilia y Alfonso regresan al pueblo pero en un estado tan lamentable que sus amigos cancelan la fiesta de bienvenida. Antena 3. Del 1 al 4 de mayo. 17.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Raimundo respira aliviado cuando Fe empieza a recordar
y asegura que no fueron Emilia y Alfonso sino un encapuchado quien intentó matarla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Convencido de que con ese testimonio logrará la libertad de su hija y la de su yerno, llama a Espinosa para que la escuche.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

El abogado se presenta enseguida ante Pérez de Ayala, pero este no da valor a la declaración y, además, le permite ver que la reclusa se encuentra en un estado lamentable. Cuando Raimundo se entera, teme por su vida y delata a Nicolás a cambio de la libertad del matrimonio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Después de conseguir un leve acercamiento a Julieta, Prudencio tira las hierbas venenosas con las que sin saberlo se ha estado envenenando Consuelo y esta empieza a recuperarse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Con fuerzas renovadas, insiste a su nieta en la urgencia de irse del pueblo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Alfonso se enerva al conocer el precio de su libertad y trata de atacar al general.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Mientras tanto, Emilia se lava tan fuerte que a punto está de arrancarse la piel. Luego, suplica a Espinosa, que ha ido a recogerla, que mantenga en secreto todo lo que le han hecho en la celda. Él se lo promete.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cuando la mujer tiene en frente a su esposo, lo nota extraño y corre hacia él para fundirse en un tierno abrazo. “No veo nada, me he quedado ciego”, le dice él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Dolores visita a Fe y le insinúa que está detrás de la desaparición de Nazaria. Aunque le asegura que no es así, la tabernera se siente mal pues teme que Mauricio lo crea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

No contenta con ese comentario pernicioso, la señora deja caer por el pueblo que a Melitón le gustan los hombres. Muy enfadado, el alguacil se plantea revelar detalles de su pasado para callar a la mujer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Antes de la llegada de Alfonso y Emilia, Pérez de Ayala anuncia su marcha y permite a los Mirañar reabrir el colmado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Aunque los vecinos se alegran, sospechan que alguien ha delatado a Nicolás.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Carmelo se lo pregunta a Raimundo y este le detalla los términos de la negociación pero le pide que no los revele pues teme que se ponga en peligro su plan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tras dar un beso inocente a Severo para que Carmelito la imite, Irene siente mariposas en el estómago. A Santacruz le sucede lo mismo y, temiendo enamorarse, evita desde ese momento quedarse a solas con ella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

La periodista no tarda en darse cuenta y trata de hablar con él, pero no lo hace porque recibe una llamada de teléfono, al parecer del trabajo, que la deja preocupada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Matías regresa con Marcela y su hija a la casa de comidas y sugiere a los vecinos organizar una fiesta de bienvenida a sus padres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Todos están de acuerdo y los esperan con mucha alegría, pero nada más verlos se dan cuenta de que no hay nada que celebrar. Además, Alfonso se pone a gritar como un loco y se va.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Acto seguido se va a casa con su hijo, quien se funde en un cariñoso abrazo con su padre al conocer lo que ha ocurrido durante su cautiverio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Julieta pide a Emilia que le explique lo ocurrido, pero ella calla y se va directamente a hablar con Tiburcio

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

A él le convence para que le entregue los cuchillos con los que trabajaba en el circo. “Nadie volverá a hacerme daño, ni a mí ni a mi familia”, le asegura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Luego, se reúne con los suyos en casa de Matías, donde
Alfonso la acusa de disfrutar de privilegios mientras a él lo torturaban. Fuera de sí, ella se le encara: “Voy a contarte cuáles fueron mis padecimientos”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Un niño llega a La Casona con una carta que un “hombre con barba” le ha dado para doña Francisca. Mauricio se la entrega y desde el momento en que la lee la señora se muestra esquiva y triste, de lo que se percatan el capataz y Raimundo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

A este le preocupa tanto que incluso lo consulta con don Anselmo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo