La huida

Julieta burla el arresto domiciliario y se reúne con Saúl para huir, pero la guardia civil los encuentra y son detenidos. El chico entonces se inculpa del crimen de don Ignacio para que ella quede libre. Antena3. Del 4 al 8 de junio. 17.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Roto de dolor y con unas ansias incontrolables de venganza, Isaac Guerrero llega a Puente Viejo y se instala en el antiguo taller de carpintería de su padre.

Marcela siente miedo al verlo por primera vez después de tanto tiempo pues nota el odio en su mirada, pero el chico apenas cruza unas palabras con ella. Más tarde es Matías quien va a visitar a su amigo, que tampoco se sincera con él y solo le dice que la boda no se celebró.

Emilia y Alfonso se ponen en alerta después de que  Carmelo les comunica que han hallado el cadáver de Pérez de Ayala y que irán a buscarlos porque el cuerpo mostraba signos de violencia: “Saben que fue asesinado”.

Ajeno a esto, Fernando comenta con Raimundo el tratamiento del que Francisca le habló para que Alfonso recupere la vista. 

La conversación es interrumpida por Mauricio, que les informa del inminente arresto de los Castañeda. Ante la gravedad del asunto, no dudan en esconderlos en La Casona cuando llaman a su puerta.

Enseguida, llega el comisionado Padial con sus hombres
para exigir a Ulloa que los entregue, pero él le dice que ignora su paradero y se muestra firme pese a ser amenazado.

Sin pronunciar una palabra más, por fin ambos se besan. Horas después llegan al pueblo mostrándose como una pareja feliz.

Incapaz de olvidar a Irene, Severo deja a Carmelito en casa de Adela y va a buscarla. “Te quiero y deseo que vuelvas conmigo a Puente Viejo”, asegura.

Siguiendo el plan de fuga, Julieta burla la vigilancia que le ha impuesto el juez y llega al lugar donde se ha citado con Saúl.

Al verse, corren a su encuentro y se funden en un largo y apasionado beso. Sin embargo, sus sueños de libertad se desvanecen instantes después, cuando son  detenidos por la guardia civil.

Cuando el abogado Reneses los ve entrar en el pueblo se enfada con ellos porque con el intento de huida han empeorado la situación.

Saúl queda libre, pero Julieta vuelve a prisión y esta vez sin fianza. Por si no fuera poco, esa noche es agredida durante un interrogatorio para tratar de sacarle una confesión sobre la muerte de don Ignacio.

A la mañana siguiente, su amado monta en cólera al verle los golpes y se declara culpable del asesinato.

En medio de tanta tristeza, un inesperado acontecimiento llena de alegría el colmado: Gracia nota las pataditas que da el bebé que espera e Hipólito se acerca para sentirlas. Dolores, que está presente, también se emociona.

Isaac enmudece cuando don Anselmo va a verlo y descubre que vive con una mujer que no es su esposa. Finalmente, le cuenta que Elsa fue asesinada en la iglesia cuando iban a casarse y que quien lo acompaña es Antolina, la doncella y amiga de su prometida.

 Horrorizado con el relato, el párroco sugiere al joven que presente a la muchacha como su cuñada para evitar comentarios malintencionados.

Julieta regresa al lado de Consuelo destrozada. “Sául ha firmado su sentencia de muerte, ha dado tantos detalles sobre el crimen de Ignacio que nadie va a creer en su inocencia. El abogado no cree que pueda librarse del garrote vil”, dice llorando.

Mientras tanto, Prudencio, que finge ante todos dolor por la situación de su hermano, va a verlo a la cárcel para regodearse de su victoria.

Dispuesto a dar con los Castañeda, Padial presiona a Fe para que le dé información sobre los huidos. Como no lo consigue, reúne a todos los vecinos

“He venido para cumplir un cometido y voy a hacerlo cueste lo que cueste”, les advierte. Con el miedo en el cuerpo, Matías visita a sus padres y les  pone al corriente de la amenaza del comisionado.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo