¡Al fin boda!

Mientras los hombres temen que Mesía boicotee la boda, las mujeres admiran lo hermosa que está la novia. Antena3. Del 2 al 6 de julio. 17,30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Después de aclarar a Prudencio que entre ellos jamás habrá intimidad, Julieta acepta la propuesta de Raimundo de enseñarle buenos modales y hablan sobre cómo organizar las clases de formación.

Carmelo acaba enterándose de los anónimos que recibe su esposa y le pide explicaciones. “No quería preocuparte, además, creo que no hay que darles credibilidad”, asegura para quitarle importancia.

En la casa de comidas, Consuelo y Marcela comentan la relación de Antolina e Isaac. Ambas coinciden en que él no está enamorado de ella. También lamentan el derrumbe de su vivienda. 

A pocas horas del enlace entre Irene y Severo, Raimundo no ha confirmado sus sospechas sobre Mesía. Aun así, le exige que no enturbie la boda. 

Mientras tanto, Carmelo, que será el padrino, comenta ese mismo temor al novio y a Onésimo, Tiburcio y Melitón, que lo acompañan. Además, les informa de que llevará un arma por si acaso…

Poco después, la mujer de Matías tiene una idea que sugiere a su marido: “Consuelo podría trasladarse a nuestra posada y alquilar su casa a Isaac y Antolina”. La señora acepta encantada, al igual que los muchachos.

Aunque todo ha salido bien, Raimundo sigue desconfiando de Fernando y lo interroga sobre el motivo de su regreso a Puente Viejo. “Me iré cuando recupere el dinero de mi familia”, afirma él. 

La respuesta lo inquieta aún más y poco después se enfrenta a él para que le ponga en contacto con doña Francisca porque le queman las dudas sobre ella.

Aunque Julieta no consigue que las autoridades reabran la búsqueda de Saúl, no se desanima. “Te aseguro que pagarán quienes provocaron tu muerte”, dice mirando su foto con determinación. 

Prudencio, que la nota nerviosa, le pide tranquilidad y se ofrece a ayudarla pero ella le deja claro que llevará la investigación a su modo: “Hasta ahora  solo has puesto trabas”.

El joven comenta lo ocurrido a Mesía, que no duda en burlarse de él porque permite que su esposa lo ningunee. Luego, cambia de actitud para hablar con Julieta y pedirle que sea comprensiva con su marido, pero con eso solo logra que se ponga más a la defensiva.

Antolina cree que vivir en la nueva casa la ayudará a conquistar a Isaac, pero se equivoca. El carpintero, que no olvida a Elsa ni las últimas palabras de Jesús antes de matarlo, trabaja sin descanso para espantar los demonios.

Carmelo se alegra cuando Adela le informa de que, curiosamente, tras la boda de Irene no ha recibido más anónimos y propone a su esposa irse de viaje. Sin embargo, debe desechar la idea pues es convocado con urgencia a una reunión de alcaldes. Las noticias que trae a su regreso son inquietantes

Hablando con Marcela, Antolina se refiere a Elsa como “su señorita” y la chica duda de que sea cuñada de Isaac, como le han dicho. Aunque intenta corregir su error, las explicaciones no la convencen. Isaac se enfada con ella cuando se entera de lo ocurrido y la joven se va de casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo