La carta de Jesús

Elsa muestra a su padre una hoja manuscrita de su hermano que prueba que él y Antolina mantenían una relación. Antena3. Del 27 al 31 de agosto. 17.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El sol se pone en Puente Viejo y doña Magdalena no aparece lo que inquieta a los vecinos, que la buscan por los alrededores.

Melitón y don Berengario no dejan de hacerlo de noche y llegan por la mañana con la peor noticia: la han hallado muerta.

Antolina se hace la víctima delante de don Amancio, pero este la desprecia. Luego, intenta convencer a Elsa de que deje el pueblo, sin embargo, ella se niega: “Padre, sé que mi antigua doncella esconde algo y voy a averiguar de qué se trata”.

Esa misma tarde, la chica se cuela en su cuarto con ayuda de Consuelo.

Palidece al encontrar una carta manuscrita de su hermano Jesús en la que queda patente que él y Antolina mantenían un romance y sabían qué ocurriría el día de su boda.

Adela es sorprendida por sus vecinos con una fiesta de bienvenida. Ya en casa y ante la insistencia de su marido, que la nota triste, le confiesa la gravedad de las secuelas del atentado que sufrió.

Carmelo se queda impactado pero la tranquiliza asegurándole que con amor se puede afrontar todo.

En el psiquiátrico, Fulgencio cura a Francisca con la única intención de volver a herirla y lo hace sin que Raimundo pueda impedirlo.

Ajeno al sufrimiento de su abuelo, Matías pide a Carmelo que indague sobre su desaparición: “Es extraño que se  haya ido sin decir nada, le ha pasado algo y estoy convencido de que Fernando Mesía está detrás”. El alcalde visita al dueño de La Casona, que se ríe en su cara.

En su escondite, Saúl se entera por Julieta del asunto y ambos deciden investigarlo. La muchacha logra abrir un cajón del cuarto de Mesía en el que halla la foto de una mujer a la que no conoce: se trata de María.

Fernando aplaca su ira: “Debéis confiar en mí, soy el único que puede ayudar a Francisca y a Raimundo”. Sin embargo, en ese momento, en el sanatorio, la Montenegro es devuelta a su cuarto hecha un guiñapo.

El joven la sorprende y, fuera de sí, la encierra en la habitación. Mauricio y Fe se alarman, y hasta Saúl se deja ver sin que lo sepa Prudencio para defender a su amada.

Con todo listo para emitir el primer programa de Radio Mirañar, Hipólito y Onésimo, se apenan al darse cuenta de que los vecinos no podrán escucharlo porque no tienen aparato.

Siguiendo el consejo de don Anselmo, Isaac deja de esconderse de don Amancio, con quien acaba encontrándose. El señor no duda en recriminarle que haya abandonado a su hija y se va dispuesto a convencerla de que dejen el pueblo.

Sin embargo, ella lo espera con la carta de su hermano. El hombre, que no sabe que Jesús está muerto, le insiste en que deben buscarlo para que se explique.

Mientras tanto, en otro lugar de Puente Viejo, Antolina llora sin consuelo cuando, después de meditar las palabras de don Amancio, el carpintero le comunica que rompe su compromiso: “No puedo casarme contigo”.

Horas después, Elsa se sobrecoge al escuchar sin ser vista una conversación en la que don Anselmo dice a don Berengario que Antolina admitió haber seducido a Isaac con la intención de quedarse embarazada.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo