¡Francisca está viva!

Gonzalo irrumpe en el velatorio armando revuelo . Y para acallar los rumores, abren el ataúd. Antena3. Del 17 al 21 de septiembre. 17.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En el velatorio de la Montenegro, Saúl y Julieta intentan que Raimundo abra el ataúd, pero este se niega en redondo.

La pareja insiste. “Estamos en nuestro derecho de darle el último adiós”, insisten violentos.

Fernando apoya al viudo, lo que abona aún más las sospechas de los asistentes.

Por suerte, la aparición de Gonzalo armando revuelo hace que el asunto quede aparcado.

“¿Qué haces aquí?”, preguntan al joven, con rostro apesadumbrado tras la situación, recién llegado de Cuba.

Por su parte, Isaac es incapaz de acostarse con Antolina en su  noche de bodas, pues sus pensamientos son para Elsa. “Estoy cansado”, miente a su mujer.

A la mañana siguiente, ella busca de nuevo despertar la pasión de su amado, sin éxito. Contrariada, la doncella decide irse de viaje, lo que resulta un alivio para el recién casado, que aprovechará su ausencia para ir a visitar a don Amancio, convaleciente tras el accidente.

Finalmente, Raimundo se ve obligado a levantar la tapa del féretro y Francisca está dentro.

“Ahora os pido que me dejéis a solas con mi esposa para despedirme”, ruega a los congregados.

Una vez a solas, Raimundo habla con la señora que parece escucharle...

Su plan ha funcionado a la perfección y la mujer se levanta riendo de lo que era su última morada.

Horas después, la Montenegro es ‘enterrada’.

Decenas de vecinos portan su ataúd vacío.

Don Anselmo da un sentido discurso.

El ataúd es depositado en su tumba para siempre…

Tras los últimos acontecimientos,
Fernando descarga su nerviosismo
escribiendo de manera
compulsiva. De improviso, aparece
Gonzalo y comienzan un
duro cruce de palabras.

“Quiero
dinero”, asegura este al llegar.
Mesía, en su locura, solo se dirige
a María, como si estuviese allí,
y jura que no cejará en su empeño
de conseguir que vuelva a ser
suya.

También Carmelo se presenta
a saldar cuentas y, entonces,
proponen que la escuela del
pueblo lleve el nombre de la fallecida
“a cambio de diez becas”.
Ni él ni nadie ve claro el asunto
y la idea es rechazada.

Antolina trata de sonsacar a Melitón el motivo por el que don Amancio tenía tanta prisa en llegar al enlace de Isaac.Elsa, con la misma intriga, cree conocerlo: “Quería darme unos documentos”. Con esa premisa en la cabeza, revisa su equipaje y se hace con unos sobres dirigidos a Jesús.

Afortunadamente, también logra llegar a tiempo para que su padre le cuente lo que ha descubierto. “Esa mujer estuvo con tu hermano. Ten cuidado. Estás en peligro”, le
advierte.

Ajena a esto, la doncella accede también a la habitación y
acaba con la vida de don Amancio. “Sabes demasiado”, susurra bajito antes de irse sin ser vista.

Una vez que se ha quitado de en medio a don Amancio, Antolina va a por Elsa y la localiza leyendo cartas cerca del río.

Cobarde y por la espalda, la ataca con un palo, tira los papeles al río y arrastra su cuerpo al agua, creyendo que está muerta. No es así y la joven logra sobrevivir.

Mientras, en la casa de comidas, se produce un gran alboroto al escuchar, por fin, la radio. La decepción será mayor pues se trata de Radio Valverde.

Gracia está arrepentida por alentar a Catalina a que hiciera compañía a Tiburcio, decaído por la ausencia de su mujer, ya que la inocente propuesta ha provocado un acercamiento demasiado cariñoso entre ellos.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo