La “muerte” de Aurelio Casillas

El narco sufre un paro cardíaco durante la intervención de cirugía para cambiar su rostro. Nova. 21.45h Del 18 al 22 de enero.

Casillas no puede creer que su propia esposa lo haya traicionado, haya llamado a la policía y que varias patrullas están a punto de llegar. “Si no te quisiera tanto ya te habría matado”, le dice antes de marcharse con sus hombres. Una vez que Marco ha llegado a la casa, Ximena le pide que le permita quedarse con Víctor, el hijo de Chacorta y Aída.

Lejos de allí se ultima una nueva alianza. Tras eliminar al Topo Galván, Chema Venegas se entrevista con el Cabo para proponerle seguir con los negocios del narco que acaba de eliminar y, más adelante, quitar de en medio a Aurelio.

Ajenos a esto, Chacorta y Aurelio deciden abandonar el país y tomar caminos separados hasta que las cosas se tranquilicen. Meses después, Casillas se encuentra con Heriberto en Buenos Aires y el joven anuncia que regresará a México para encargarse del negocio. Su padre no tardará en seguir su ejemplo sin imaginar cuánto han cambiado las cosas…

La primera persona a quien va a ver Aurelio es Irina, que, consciente de que está en la ruina, no se muestra tan cariñosa como en el pasado. Además, ha encontrado sustituto: el Cabo.

Tras la visita a su examante, el narco va en busca de un cargamento de oro y dinero que oculta en una bodega, pero alguien se ha adelantado. Con el botín en su poder y una vez que ha eliminado a su compinche para evitar que lo delate, Alí regresa a casa. Allí, Rutila lo sorprende limpiando el arma y, viéndose descubierto, el hombre la amenaza.

La situación de Aurelio se complica por momentos y decide tomar una determinación drástica: se someterá a una intervención de cirugía estética para cambiar de aspecto. “Si muero, prométeme que eliminarás a Marco Mejía y a Leonor Ballesteros”, pide a su hijo.

Como si de un mal presagio se tratara, durante la operación el traficante tiene una reacción negativa a la anestesia y sufre una parada cardiaca. De nada sirven los intentos de los médicos por reanimarlo y Heriberto, fuera de sí, mata al anestesista.

Al día siguiente, la noticia ocupa la primera página de los periódicos, pero hay muchos que tienen serias dudas de que Aurelio Casillas haya muerto, entre ellos Marco y el Cabo. Es más, este último decide secuestrar a Alba para asegurarse de que su exsocio “ha pasado a mejor vida”. Sin embargo, nada resulta como esperaba y acaba capturado por la policía.

Meses más tarde, todo ha vuelto a la normalidad, al menos en apariencia. Rutila y su primo Víctor juegan en la calle, ajenos a la presencia de alguien que los observa en la distancia…

Lee el resumen completo en la revista Telenovela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo