Fernanda Castillo, Mónica Robles en ‘El Señor de los Cielos’: “Me encantan los hombres cursis y románticos”

La actriz mexicana, que triunfa con uno de los pocos papeles de villana que ha caído en sus manos, está a punto de cumplir dos años de relación con Erik Hayser, el galán de ‘Los miserables’.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Desde que nos robó el corazón como la contestataria Daniela Montalvo de Destilando amor hemos podido verla en Teresa, Verano de amor y Amor bravío. Antes, participó en la exitosa Rebelde.

Sin embargo, la novela que ha encumbrando a esta fan de Joaquín Sabina es El Señor de los Cielos, donde encarna desde 2013 a la narcotraficante Mónica Robles. Tan bueno es el momento profesional que vive como el personal. “Me encantaría que Erik [Hayser] fuera el padre de mis hijos, es un tipazo”, ha dicho de su pareja.

¿Qué te ha aportado Mónica?

Me ha regalado mucha seguridad como actriz y una visión clara de cómo las debilidades del ser humano pueden perjudicarlo.

¿Qué te atrae del mundo del narcotráfico donde vive tu personaje?

Yo no soy de joyas ni me interesa el glamour, pero reconozco que me fascina moverme de manera ficticia en ese ambiente.

En la telenovela eres víctima de una infidelidad. ¿Te ha ocurrido en la vida real?

¿Quién no ha vivido una alguna vez, aunque sea por parte del novio que tuvimos con 14 años que se fijó en la compañerita de al lado? En El Señor de los Cielos están muy presentes las infidelidades de los hombres, pero también de las mujeres.

¿Perdonarías una?

No lo sé, tendría que verme en la situación.

Dos años con los mismos compañeros. ¿Cómo es vuestra relación?

Muy buena, nos divertimos mucho porque grabamos en lugares diferentes. Pasamos de rodar con frío extremo a sufrir un calor insoportable. Y el vestuario a veces es imposible.

¿Qué escenario te ha gustado más?

Los aviones, tanto dentro de ellos como en los hangares. Es alucinante. Usar armas también resulta fascinante aunque conlleva mucha responsabilidad.

¿Tienes anécdotas con ellas?

Ya lo creo, y sin ellas, diría que soy la que más tomas falsas tiene en la tercera temporada porque me ha pasado de todo. Una vez no me disparó la pistola. En otra ocasión estábamos grabando en la calle una secuencia donde tenía que rescatar a un compañero al que le daban un balazo. Yo debía sostenerlo y le dije: “Con confianza, como si te estuvieran disparando, para que se vea real”. Él se cayó encima de mí y los dos nos fuimos al suelo. Estuve cinco minutos en esa posición porque no podía moverme; y la gente de la calle no perdió detalle (risas).

¿Y cómo llevas las escenas de cama, que han sido tan comentadas en los medios?

En la última temporada me han aumentado las secuencias subidas de tono y las he hecho con cinco o seis actores. Así que ha sido un poco complicado.

¿Temes que a partir de ahora solo te den papeles de villana?

No, la gente solo me veía de buena, nadie imaginaba que pudiera hacer de mala. Ahora sí. Todavía tengo mucho que mostrar.

¿Al público le gusta tu papel?

Me siento honrada porque las mujeres han tomado mi personaje como ejemplo para hacerse fuertes, sentir que pueden ser independientes y seguir luchando.

Llevas casi dos años con Erik Hayser. ¿Qué te atrajo de él?

Lo admiro como ser humano y artista, me hace sentir mágica y me río muchísimo con él. Me encantan los hombres cursis y románticos, de esos que escriben cartas, envían flores…

¿Cómo te conquistó?

Me pidió que fuera su novia a la antigua usanza y me derretí. Le respondí: “Claro que sí, esto yo no me lo pierdo”. Habría estado tonta si lo hubiera hecho.

Lee la entrevista completa en la revista Telenovela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo