Una seria advertencia en ‘Elif’

La esposa de Emiroglu visita a su rival y le exige que se aleje de su marido. Nova. Del 1 al 5 de julio. 15.00h

Madre

Una mañana, Arzu sigue a Murat con la idea de averiguar el lugar en el que se esconde Melek. Sus pesquisas dan sus frutos y la encuentra en su piso. Cuando la señora observa a la mujer que tanto odia, la agarra por el brazo y mientras la zarandea fuertemente, la amenaza: “Sé que esa niña es hija tuya y de mi marido. No voy a permitir que destruyas mi familia, así que más te vale mantenerte alejada de nosotros o pagarás muy caro las consecuencias”. La esposa de Simsek promete a su agresora que en ningún momento quiso poner en riesgo su matrimonio.

Por otra parte, Zeynep se siente cada día más cerca de Selim e, incluso, salen a pasear juntos. En una de esas caminatas, Erkut los observa desde lejos. Desesperado por conseguir a la muchacha, va a ver a Veysel y le cuenta la verdad: “Tú hija sale con un joven a tus espaldas, está riéndose de ti y de tu poder sobre ella”. Además, le ofrece una solución para frenar su rebeldía: “Me casaré con ella si me das permiso. Con un esposo como yo a su lado no se atreverá a tomarse esas libertades fuera de casa, ya verás”.

Tugce y Elif se escapan de casa durante la noche

En la mansión de los Emiroglu, Tugce escucha una conversación entre su padre y su abuela que le hace creer que sus progenitores van a separarse. Se marcha llorando a la cocina y allí se encuentra con Elif que la consuela y le sugiere escaparse juntas. Ambas llevan a cabo la travesura por la noche, pero la oscuridad les asusta y vuelven a la casa. Kenan pregunta a su pequeña la causa de su tristeza y, tras conocer el motivo, le asegura que está equivocada: “Mamá y yo tenemos algunos problemas, pero nada que no podamos solucionar. Tranquila preciosa, porque estaremos juntos durante mucho tiempo más”.

Ajeno a lo que ocurre a su alrededor, Melih continúa acercándose a Ipek con el claro objetivo de adentrarse entre sus seres más cercanos y destruir sus vidas. Aunque el cariño que despierta en él la enferma, comienzan a hacerle dudar de sus planes. “No debo apartar mi concentración de la meta que tengo en mi mente”, piensa en su cuarto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Elif