Plantado en el altar en ‘Elif’

Erkut observa impotente junto a Murat cómo su novia abandona del juzgado con Selim. Nova. Del 15 al 19 de julio. 15.00h

Elif
Ay yapim

Zeynep está desesperada por su inminente boda con Erkut. El día antes de la ceremonia acude a casa de su madrastra en busca de consuelo: “Mi vida será un infierno a partir de ahora. Casarme con una persona a quien no amo es para mí el mayor de los castigos. Lo que más deseo es morirme de una vez”.

Llega la mañana del gran evento y la joven se viste de novia entre lágrimas. Cuando está a punto de firmar los papeles de su matrimonio, Selim, que se ha enterado de lo que va a hacer su amada por órdenes de su padre, irrumpe en la sala y se la lleva del brazo hacia el coche. El novio corre tras ellos, pero no puede detenerlos, mientras, Murat observa la escena.

La pareja se detiene en el muelle y Emiroglu vuelve a declararse a la chica: “Te quise desde el primer momento en que te vi, por eso no podía dejarte cometer esta locura”. Ella, emocionada, lo abraza y le agradece que la haya salvado: “Si tu no hubieras entrado en ese salón, ahora todo en mí sería dolor y sufrimiento”.

Aliye sufre un infarto y es trasladada al hospital

Por otro lado, los últimos acontecimientos han provocado un deterioro de la salud de Aliye, sobre todo los problemas económicos a los que debe hacer frente. Una tarde empieza a sentirse mal y se desmaya ante la mirada de los presentes. Luego es trasladada de urgencia al hospital. Allí los médicos son claros: “La señora ha sufrido un infarto. Se repondrá, pero necesita reposo y evitar cualquier tipo de alteración. Su corazón está demasiado débil como para soportar emociones fuertes. Cuiden de ella y no habrá complicaciones”.

Cuando sus seres queridos se marchan a la cafetería, Melhi, que acude rápido a la clínica, entra a escondidas en la habitación y la observa inconsciente. “Así quería verte, inmóvil, igual que mis padres al ser asesinados por orden tuya. ¿Sabes algo? No quiero que te vayas de este mundo sin que veas mi venganza”, susurra antes de irse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Elif