El plan definitivo en ‘Elif’

Arzu dorga a Elif y se la entrega a la falsa tía Vahide. Nova. Del 29 de julio al 2 de agosto. 15.00h

Elif
Ay Yapim

Selim sospecha que su cuñada sabe que Elif es hija de Kenan. “Eso explicaría muchas de las actitudes que ha tenido, los secretos y el nerviosismo que ha mostrado últimamente”, piensa en su habitación. Para despejar sus dudas va a ver a Zeynep, quien se lo confirma: “Estoy convencida de que ella está detrás de lo malo que le ha pasado a la pequeña, seguro ha querido echarla de la granja de cualquier manera”. El joven Emiroglu comparte su opinión: “A partir de ahora estaré más atento que nunca. No permitiré que vuelva a hacerle daño”.

Melih está resuelto a sacar a Melek de la prisión

Por otro lado, Arzu idea un plan para deshacerse de la bastarda de su esposo. Una noche, echa una sustancia en la leche de Elif y la droga. Cuando la niña está inconsciente, la saca de la casa y se la entrega a ala falsa tía Vahide. “Quiero que la hagas desaparecer. Me importa muy poco lo que ocurra con esta mocosa, lo que quiero es que no regrese a mi vida. Así que, llévatela lejos y que no vuelva nunca”. La mujer acepta y marcha con ella. Su intención es venderla y sacar un buen dinero.

En otra parte, Rıza le promete a Melih que solo él descubrirá quién puso las drogas en el piso de Melek: “Si no hacemos algo rápido, podría pasar muchos años en prisión por un crimen que no ha cometido. Es una injusticia y juntos lograremos pararla”. Ambos se propone comenzar a investigar el asunto lo más pronto posible. Mientras, Ipek se siente triste, ya que ha notado que su amado se ha alejado de ella y no sabe el motivo. “Es como si quisiera borrar de golpe lo que hemos vivido este tiempo. No entiendo nada”, se dice a sí misma.

Ajeno a todo, Nadir intenta descubrir cómo encontrar las mil mil liras que esconde Veysel. Furioso por no haber conseguido todavía la fortuna, charla con Erkut y le pide que se ocupe de eso él mismo. Este último habla con Seyda y le ruega ayuda para conseguir algo de dinero: “Si no le entrego una cantidad, lo pagará conmigo y no necesito otra paliza suya. O me prestas o tendré que desaparecer ya mismo”. La chica le entrega treinta mil liras, que son todos sus ahorros: “Por favor, te suplico que hagas un buen uso de esto. Tu mejor que nadie sabes lo que me ha costado y no quiero desperdiciarlo en cosas inútiles. No hagas que me arrepienta”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Elif