“Soy tu hermano” en ‘Elif’

Melih revela a Melek el parentesco que los une. Nova. Del 2 al 6 de septiembre. 15.00h

Elif

Melih visita a Melek con la idea de contarle la relación que le une a ella: “Somos hermanos. Cuando yo era pequeño y tú un bebé nuestros padres fueron asesinados y a ti te raptaron. No sabía cómo decírtelo, por eso preferí acercarme a ti poco a poco. Tenía miedo de tu reacción”. La mujer se muestra sorprendida y le dice que necesita tiempo para asimilar todo lo que le ha relatado: “Acabo de descubrir que mi vida ha sido una mentira”. Acto seguido, se marcha a casa de Kenan para que le ratifique si la historia que acaba de escuchar es cierta. “Solo sé lo que él te ha contado, no tengo más información al respecto”, afirma Emiroglu.

Por su parte, Arzu ha perdido la memoria después de desmayarse cerca de los acantilados. Tugce sufre demasiado al ver a su madre tan desorientada y procura animarla de cualquier manera: “Tienes que ponerte buena para que me cuides y me abraces como antes. Te quiero y voy a estar a tu lado, lo prometo”. El resto de la familia intenta ayudar a la amnésica contándole historias de su pasado. Mientras, su esposo, que no confía en ella, cree que le oculta algo: “No es la misma persona con quien me casé hace tantos años. Sé que está mintiéndome”.

Una mañana, se cuela en su habitación y revisa los registros telefónicos en busca de una prueba que le confirme sus sospechas. Sin embargo, sus pesquisas no dan resultado.

Aliye promete a Pelin que Selim se casará con ella

Lejos de allí, Selim y Zeynep van a comprar el restaurante en el que la chica trabaja. Cuando esta se da cuenta del gasto que ha supuesto la adquisición, se preocupa. “No debiste hacer una inversión tan grande. Es tu dinero y no pretendo que lo derroches en mí”, comenta a su prometido. Emiroglu se enfada al oír estas palabras y le ruega que cambie de actitud: “Ahora somos una familia de verdad y lo mío es tuyo. No quiero que vuelvas a pensar así”.

Ajena a todo, Pelin visita la granja. Cuando se queda a solas con Aliye, aprovecha para recordarle el trato que hicieron unas semanas atrás. La anciana la tranquiliza: “No desesperes. Te aseguré que mi hijo sería tuyo y cumpliré con mi palabra, pero debemos ir despacio para que no salga huyendo como de costumbre. Déjalo en mis manos”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Elif