El primer día de clase en ‘Elif’

Elif está muy feliz por el recibimiento que le han dado sus compañeros en la escuela, aunque eso le trae problemas con Tugce.

Elif

Elif se prepara para asistir a su primer día de clase con Tugce. Tras una intensa jornada, la niña, que estaba temerosa de no caer bien a sus compañeros, regresa a su casa muy contenta y empieza a terminar sus deberes. Su amiga, que tiene miedo de que le robe el protagonismo en la escuela, se comporta nuevamente de forma muy grosera con ella. “Si quieres hacer la tarea vete a tu cuarto, porque no me apetece estar a tu lado”, le espeta.

Lejos de allí, Zeynep va asumiendo que pasará mucho tiempo postrada en una silla de ruedas a causa del disparo que sufrió. Mientras se recupera, no desea echar a perder todo lo que ha conseguido, así que habla con Selim y le comunica que quiere volver a la universidad. A día siguiente, la pareja hace su entrada triunfal para disgusto de Pelin, que sigue obsesionada con el muchacho y le duele ver cómo es feliz en brazos de otra mujer: “No voy a consentir que esa estúpida me gane la partida. Los separaré, haré lo que sea para lograrlo”.

La relación de Tulay y su novio va mejor que nunca

Feride comienza a trabajar con Melek. Cuando se entera, Murat se muestra muy ilusionado, ya que así podrá estar más cerca de la chica que le ha robado el corazón. Una tarde, la visita en su nuevo empleo para desearle suerte: “Estoy seguro de que lo harás realmente bien, eres una persona válida que se esfuerza mucho en lo que hace”. Ella se sonroja y le da las gracias por sus tiernas palabras.

Por otra parte, parece que la suerte sonríe a Veysel. Su relación con Tulay va a las mil maravillas: la mujer le ha devuelto las ganas de sonreír y ha dejado atrás a la persona amargada que era. Además, su yerno accede a darle el dinero que le pidió. “Te prestaré lo que necesites, pero con una condición. No quiero que le cuentes nada de esto a mi esposa. Dile que has conseguido la cantidad que precisabas y punto”, ordena Selim. El mecánico acepta la propuesta sin rechistar y le promete que cumplirá lo que le pide: “No te preocupes, puedes confiar en mí siempre”.

Erkut se niega a acatar las órdenes de su jefe

En la cárcel, Sultán no para de hacerle la existencia imposible a Arzu. La reclusa le echa en cara que ni siquiera fuera capaz de retener a su marido a su lado: “Eres una pobre mujer que se ha tenido que conformar con las migajas de amor de un hombre que nunca la quiso”. Cuando la todavía esposa de Emiroglu la escucha, monta en cólera y se forma una pelea de la que sale bastante malherida.

De vuelta en su celda, Nevra le cura los hematomas y le ruega que no vuelva a entrar en sus provocaciones: “Lo único que quiere es que la des una excusa para finalmente acabar contigo y estás poniéndoselo muy fácil. Ignórala a partir de ahora”.

Quien también se repone de sus terribles heridas es Nejdet. Después de recibir un tiro que casi le cuesta la vida, ya se encuentra mejor y le pide a Erkut que busque a Feyyaz en su escondite y lo mate: “No estoy en condiciones para hacerlo y me urge deshacerme de ese malnacido. Antes de que termine el día quiero que lleves a cabo esta misión”. Su secuaz se marcha inmediatamente al lugar al que le ha mandado su jefe, pero cuando tiene enfrente de él a su víctima es incapaz de apretar el gatillo. En cambio, le sugiere que se vaya: “Yo le diré al señor que hice lo que me exigió y te asesiné. Así que márchate muy lejos donde nadie pueda hallarte, porque si lo hacen, acabarán con los dos”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Elif