Corazón partido en ‘Elif’

Zeynep empieza a desconfiar de la fidelidad de su esposo cuando lo ve en una actitud muy cariñosa con otra mujer. Nova. Del 25 al 29 de noviembre. 15.00h

image

Después de que atentaran contra su vida, el estado de salud de Nedjet es bastante delicado. Pasados unos días, mejora razonablemente y es dado de alta. Cuando llega a su casa se sorprende al descubrir allí a la policía. “Venimos a informarle de que los hombres que le dispararon fueron ya detenidos”, comunica uno de los agentes. “Además, su empleado Erkut ha sido muy útil en la investigación”, añade otro. Al quedarse a solas, el malherido agradece su ayuda a su fiel trabajador y le ordena que llame a Gonca: “Quiero que empiece a vivir conmigo antes de que nos casemos. Así podrá cuidarme durante las noches”.

Feride descubre algo muy importante sobre Veysel

Ajena a la recuperación de su padre, Arzu está empeñada en conquistar de nuevo el corazón de su esposo y volver a ser la familia feliz de antaño. “Querido, nuestra hija está algo triste porque nos ve enfadados, deberíamos salir a cenar esta noche los tres, aunque sea solo por ella”, le propone y él acepta. En el restaurante, todo transcurre con normalidad y Tugce está feliz de ver a sus progenitores en armonía. “Gracias por este pequeño rato sin pelear. Tenía ganas de disfrutar con los dos”, asegura la niña. Ni ella ni Kenan sospechan que todo es una trampa de la dama, quien ha contratado a un fotógrafo para que saque unas instantáneas en actitud cariñosa con su marido y sean publicadas al día siguiente en el periódico. El objetivo es que Melek las vea y se muera de celos. El plan resulta un éxito.

Cuando la mujer abre el diario y observa la imagen de su amado con su esposa, siente que el corazón se le rompe en mil pedazos: “Jamás debí pensar que podríamos iniciar una vida juntos, estaba equivocada”.

Entretanto, Murat decide ir al local donde trabaja Feride para hacerle una visita. Al verlo entrar con el rostro completamente magullado, la chica se asusta y le pregunta qué le ha ocurrido. “He tenido una pelea con unos matones de mi vecindario, pero estoy bien, no tienes nada de lo que preocuparte”, le responde. Luego sale del establecimiento y no se da cuenta de que dos encapuchados lo están siguiendo. Sin que pueda reaccionar, lo agarran por la espalda salvajemente y lo meten a la fuerza en el coche que traen. Al escuchar ruidos, su amada, sale a ver qué sucede y observa la escena sin poder hacer nada. Acto seguido, se marcha al barrio a investigar sobre el automóvil en el que se llevaron al joven Simsek y descubre que pertenece a una banda que quiere ajustar cuentas con Veysel. Para conseguir liberar al secuestrado, deberán pagarles una gran suma de dinero.

Zeynep hace las maletas para abandonar su casa Mientras Zeynep se encuentra desayunando en la cafetería de la universidad aparece Pelin, que comienza a hablar de la cercanía entre Didem y su marido. “Deberías cuidarlo más. Parece que disfruta mucho de la compañía de otras muchachas”. La conversación la deja bastante confundida, por lo que decide seguirle. De este modo, lo ve entrar de manera muy cómplice con su supuesta amante en un establecimiento.

Al ver cómo se dan la mano, cree que está siendo engañada y su mundo se viene abajo. “No puedo entender que sea capaz de hacerme esto a mí, que lo he dado todo por él siempre”, se dice a sí misma. Horas más tarde, se dirige a la casa que comparten y saca de allí sus pertenencias, ya que no quiere saber nada de su fallido matrimonio. Aliye se da cuenta de la desaparición de su nuera, pero no logra hacer nada para detenerla.

Gonca pide a Kiraz que la cubra en el trabajo

Por otra parte, Kiraz sigue con su rutina, manteniendo limpia y en orden la mansión Emiroglu. Una mañana, se topa en la cocina con Gonca y le pide que la cubra nuevamente mientras se ausenta de su puesto ya que teme que si sus jefes la descubren la echen de la casa: “Por favor, es muy importante. Lo que tengo que hacer es muy urgente y nadie puede enterarse”. Instantes después desaparece y se marcha a casa de Nedjet para ver cómo se encuentra. El hombre la recibe con gran entusiasmo: “Sabía que acudirías a mi llamada, estoy bien, pero deseo que estés a mi lado. Así me repondré más rápido”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Elif