“Señora, soy su madre”

Fabiana confiesa a Cayetana que lleva su sangre. La 1. Del lunes 11 al viernes 15 de abril. 16.25 h.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Teresa contrata a Mauro

La profesora acepta la propuesta del inspector, le dará una retribución a cambio de que la ayude a destruir a Cayetana.

El favor de San Emeterio

Pide a Felipe que siga colaborando en el caso y, más tarde, chantajea a Peiró para que le dé unos informes sobre el pasado de Sotelo-Ruz.

Mauro informa a su cliente

“Muy pronto tendremos todo lo que necesitamos”, informa a la profesora. Y añade: “Sería conveniente que mientas a Fabiana para evitar que siga vinculándote conmigo”.

Los Palacios, de luto

Ramón comunica a María Luisa la muerte de Lourdes. La muchacha rompe a llorar se derrumba pues no imaginaba que la desafortunada caída de su madre acabara con su vida.

María Luisa se despide de su madre

Poco después, se queda a solas con ella y, conteniendo las lágrimas, se despide. 

Cayetana, Celia y Rosina consuelan a los Palacios

Mientras, los vecinos de Acacias van llegando poco a poco a su casa para presentar sus condolencias.

La decisión de Trini

Muya su pesar, la mujer no acude al velatorio como le ha aconsejado Celia.

Felipe regaña a Lolita

Las reacciones a las entrevistas de las criadas no se hacen esperar y Felipe discute con Lolita.

Cayetana, contra las criadas

Cayetana cita a los señores en su casa para hablar de lo ocurrido. “Quiero que despidan a todo el servicio, a excepción de Fabiana”, afirma con altivez. Los Hidalgo y los Álvarez- Hermoso acatan la orden sin rechistar.

La amenaza de Leonor

Al saber lo ocurrido, la muchacha suplica a la señora que reconsidere su decisión y ante su negativa, la amenaza: “Si no lo hace, publicaré su vida con todo lujo de detalle”.

Una derrota para Cayetana

A Cayetana entonces no le queda más remedio que dar su brazo a torcer.

El dolor de Humildad

Después de tener un nuevo enfrentamiento con su padre, Humildad recibe una buena noticia…

Mauro ayuda a Humildad

San Emeterio le entrega el dinero que necesita. Aunque tiene que escuchar con pena que fue su padre quien le robó.

Úrsula, la ladrona

La criada roba por orden de Cayetana el informe que la policía ha elaborado sobre ella.

Duro revés para Mauro

Mauro se teme lo peor caundo llega a comisaría para recogerlo y no lo encuentra…

La confesión de Fabiana

Para entonces, la mujer ya ha leído los documentos y, desconcertada, llama a Fabiana. “Es cierto, señora, yo soy su madre. La hija de los Sotelo-Ruz es Teresa”, revela la criada.
Cayetana no da crédito a lo que acaba de escuchar y la rechaza: “¡No puedo ser hija de una fregona!”.

Maximiliano, amenazado

Maximiliano, por su parte, convence a su hija para que redacte un artículo denunciando la mala praxis de Franscisco Malia. Pasados unos días, recibe una amenaza anónima.

La tristeza de María Luisa

La muchacha no es capaz de superar la muerte de su madre.

Víctor, el juerguista

Tampoco Víctor atraviesa su mejor momento, ya que tras la cancelación de su compromiso ha retomado las juergas de estudiante.

Martín y Casilda se besan

Casilda avanza en su relación con Martín y se besan. Para sorprenderla, el exsoldado le compra un mantón con el sueldo que gana en la sastrería.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo