Secretos y mentiras

Máximo falsifica unas pruebas para demostrar que la fábrica no vierte tóxicos. Del 18 al 22 de enero. Nova. 18.00 h.

En la empresa aparece un hombre llamado Carlos Molina que de manera muy violenta exige a Corina que avise a Máximo: “Vengo a mostrarle los análisis de mi mujer, una exoperaria de La Merced, que está muy enferma”.

Tomás se ve obligado a tomar el mando e ir a la planta ya que los trabajadores han organizado una protesta. “Voy a investigar el asunto de la contaminación”, promete el padre cuando le ponen al corriente de lo que sucede. Además, se entera de que una operaria murió y su hija Julia está desaparecida sin imaginar que en realidad es Esperanza.

Ajena a esto, la joven novicia se cita con Miguel en una plaza y Pereyra los vigila. Cuando saca un espejo para retocarse,la chica lo ve y sale huyendo.
Para evitar que el sacerdote se siga entrometiendo más en los asuntos de la fábrica, Máximo presenta unos estudios que prueban que la planta no vierte residuos tóxicos sino que en realidad es una mina a cielo abierto. También entrega una cuantiosa suma de dinero a Molina para que guarde silencio.

Esperanza se encuentra muy triste porque es el día del cumpleaños de su madre y Tomás le deja una chocolatina con una nota en su cama. Jorge también la consuela y Clara, al verlos juntos y en un arrebato, trata de decirle la verdad, pero sufre un desmayo.

Esperanza y Miguel quedan de verse en un bar, pero él a última hora la deja plantada. La chica no tiene dinero para pagar las copas y se ve obligada a cantar para saldar su deuda. Máximo se encuentra en el local y queda fascinado con ella sin reconocer que es Julia por la peluca que lleva.

Lee el resumen completo en la revista Telenovela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Esperanza mía