Tomás, hundido

El arzobispo lo aparta de su cargo debido a su cercanía con Esperanza. Nova. Del 1 al 5 de febrero. 18.45 h.

Las monjas se revolucionan cuando se topan con un hombre semidesnudo en el convento. “Soy Esteban Méndez, pero me llaman Gato. Tranquilas, soy amigo de Tomás y me permitió pasar la noche aquí”, se justifica. Aclarado el malentendido, Genoveva le da trabajo y se traslada a vivir con los Ortiz.

Mientras que el obispo visita a Tomás para pedirle que aclare sus sentimientos, la madre superiora se reúne con Esperanza y la convence de que lo mejor es que deje el convento: “Tu relación con él es imposible y estar cerca solo os va a hacer sufrir a ambos”. Rota de dolor, la novicia se despide y se marcha con su prima al pueblo. A lo lejos, el cura la observa sin poder contener las lágrimas.

En comisaría, una detenida arma un gran escándalo y Jorge se lleva una grata sorpresa al darse cuenta de que es Turca, una amiga de juventud. Sin perder tiempo, se ponen al día y la mujer se asombra al saber que Clara tomó los hábitos.

Más tarde, se encuentra con el sacerdote y le cuenta sobre su nuevo trabajo. “Ya no vamos a vernos. El arzobispo me apartó de mi cargo”, responde este tratando de disimular su tristeza.

Pasados unos días se vuelven a ver, ya que Clara organiza un pequeño festejo para los vecinos del barrio al que Ortiz está apoyando con su fundación.

Entre tanto, Miguel descubre que el embarazo de Corina es una farsa.

Lee el resumen completo en la revista Telenovela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Esperanza mía