Leticia rechaza a Jorge

La pedagoga prefiere ir 
a clases 
de baile con Lautaro que salir a cenar con Correa. Nova. Del 29 de febrero al 4 de marzo. 18.45 h

El obispo hace una visita a Tomás para recriminarle su comportamiento: “La dispensa que te concedieron fue para aclarar tus ideas, no para estar cerca de esa muchacha. ¡Ya me estás cansando!”. Sin embargo, él no puede evitar besar apasionadamente a Esperanza cada vez que se la cruza en el convento o cuando esta va a buscarle de madrugada a su apartamento. “Siento que no puedo arrancarte de mi cuerpo ni de mi alma. Te deseo más que nada en mi vida”, admite Ortiz.

Pedro sigue sin recibir noticias de Lola, y Mercedes aprovecha para seducirlo. Al encontrarlos besándose, Osqui enfurece y graba un vídeo para enviárselo a su hermana.

Para poder estar a solas, Tomás y su amada salen a cenar a un restaurante, pero cuando se están besando llega una señora que reconoce al cura. Él finge ser brasileño y comienza a beber de más por lo que la exnovicia se lo debe llevar a su casa.

Con la intención de que los medios dejen de perseguir a Máximo por el accidente del barrio, Eva concede una entrevista y culpa a Esperanza. De inmediato, la vivienda de la joven se llena de periodistas y no sabe qué hacer. Por suerte, Clara ve lo que sucede por televisión y manda a Gato para que se haga pasar por el cura.

Una vez que todo vuelve a la normalidad, Tomás confiesa a Esperanza que la ama y se dejan llevar por la pasión. Sin embargo, cuando están semidesnudos Máximo llama a la puerta y Ortiz se esconde en el baño. “Es muy incómoda esta situación. Lo mejor es alejarme”, asegura él. De hecho, horas después, el obispo le propone aislarse en un monasterio.

Clara, por su parte, no puede evitar sentirse celosa por el acercamiento de Jorge y Leticia. No obstante, cuando él la invita a salir, la pedagoga lo rechaza. “Tengo una cita con mi compañero de tango”, dice antes de presentarle a Lautaro.

Lee el artículo completo en la revista Telenovela

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Esperanza mía