Una visita inesperada

Joaquín, un compañero  
de Tomás en el seminario, aparece en Santa Rosa. Nova. Del 7 al 11 de marzo. 18.15 h

Tras ordenarse como obispo, Tomás se acerca a Esperanza y le ofrece que sea su persona de confianza en la fundación: “No confío en Máximo ni en Eva”. Cuando esta se entera, se pone furiosa y hace todo lo posible para que la exnovicia quede como una inepta, aunque logra todo lo contrario. “Estoy muy orgulloso de tu labor. Han aumentado las donaciones y se han activado varias que estaban paradas”, dice Ortiz.

Llega la celebración de la cena de la fundación y gracias a la ayuda de Ortiz, Esperanza da un discurso que arranca los aplausos de los asistentes. Luego, sube Máximo para presentar un vídeo de las obras que están llevando a cabo, pero Eva lo cambia y aparecen varias escenas bochornosas de Albarracín. Cuando ella se dispone a marcharse avergonzada, Tomás irrumpe en el escenario y la defiende.

De regreso al convento, el padre recibe la visita de Joaquín, un sacerdote que fue su compañero en el seminario. Esperanza congenia rápidamente con él y juntos improvisan una canción. Por casualidad, Gato y Juanjo, el productor del reality, pasan por allí y les piden que participen.

Con el permiso de la madre superiora, Esperanza compite con Eva en el concurso y pese a que quedan empatadas en primera votación, la exnovicia se alza con el triunfo en una segunda ronda.

Pasados unas días, Tomás se pone enfermo y pide a Esperanza que lo acompañe a llevar las donaciones al monasterio San Benito, aunque ella no puede entrar al no ser religiosa. La joven se preocupa al ver que tarda y Fray Romero le comunica que el padre se desmayó. “Por favor, Dios, no permitas que le pase nada malo”, pide cuando logra entrar a verlo.

Lee el resumen completo en la revista Telenovela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Esperanza mía