Pablo y Ana María empiezan a salir

El joven está dispuesto 
a darse 
una nueva oportunidad 
en el amor. Nova. Del 21 al 25. 20.00h

Después de varias sesiones, el juez encargado del caso de Leila la condena a muerte por el asesinato de su marido. “Mi hijo por fin podrá descansar en paz”, se dice Federica al escuchar la sentencia.

Por su parte, Marlene teme que Melchor Ortega hable de más acerca de los negocios ilegales de la empresa y revele el nombre de los responsables de la muerte de Mogollón y encarga a Rebeca que se ocupe de él. Días después, el hombre aparece asesinado en la cárcel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Agradecido con Ana María por la ayuda que le ha prestado con su hija Cecilia, Pablo la invita a cenar sin imaginar que ha elegido el mismo restaurante donde Eva y Reynaldo se disponen a pasar una agradable velada. Tratando de fingir que la situación no le incomoda, besa a su acompañante y, más tarde, le pide que salgan juntos. La doctora, enamorada, acepta aun sabiendo que Contreras no ha olvidado a su ex.

Ajena al peligro que corre, Camila se presenta en casa de Andy para decirle que lo vio metiendo un cadáver en su coche y él no duda en retenerla. En un desesperado intento por escapar, se produce un intenso forcejeo que acaba con Palacios malherido.

Mientras la joven se reúne con sus amigas, Andy intenta en vano que un médico lo atienda y, desesperado, llama a Rosas para pedirle ayuda. Ella le sigue la corriente y, una vez que averigua dónde se encuentra, se dirige allí con Eva, que no duda en entregar al joven a las autoridades.

Soler comunica la buena noticia a Reynaldo y ambos acaban besándose justo cuando Pablo y Ana María pasan junto a ellos. Incapaz de soportarlo, Contreras sufre un ataque de celos provocando el enfado de su novia.

El encarcelamiento de Andy agota la paciencia de Marlene y, harta de Eva, traza un plan con Rebeca para acabar con ella. Casualmente, Armando las escucha y pone al corriente a su exesposa, pero esta se niega a aceptar su ayuda y el hombre recurre a Pablo. Por una vez, ambos dejan a un lado sus diferencias y unen sus fuerzas para cuidar de la mujer de la que aún están enamorados.

La idea de Palacios consiste en esconder droga en los camiones de su rival, pero las cosas no salen como esperaba. Aunque el cargamento es confiscado, Eva queda libre. Marlene entonces cambia de estrategia y miente a Aristóbulo, su socio, acusando a Soler de haberle robado la cocaína.

Publicidad - Sigue leyendo debajo