Navidad en el altillo de ‘Acacias 38’

Las criadas y los porteros de la calle más popular de la televisión nos contaron el año pasado cómo y con quién iban a pasar las fiestas. ¿Os acordáis? Os lo recordamos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Una actividad frenética domina el plató de ‘Acacias 38’, donde hemos acudido para celebrar la Navidad con la servidumbre de la telenovela. Mientras unos actores repasan el guión, otros graban una escena que el director y los técnicos supervisan al detalle.

Al altillo llegan David Muro (Servando, el portero), Aurora Sánchez (Paciencia), Inma Pérez-Quirós (Fabiana), Marita Zafra (Casilda), Rebeca Alemañy (Lolita) y Arantxa Aranguren (Guadalupe).

Les siguen varios miembros del equipo, que les retocan la ropa, el maquillaje y el peinado.

A Marita Zafra incluso la ayudan a ajustarse el vestuario.

Sintiéndose como la gente de posibles a la que sirven en la ficción, alzan las copas con una amplia sonrisa. Motivos no les faltan. El 23 de diciembre se van de vacaciones hasta el 10 de enero y el balance de 2015 es muy positivo. “Este año ha sido estupendo. Lo comenzamos estrenando en una franja y una cadena complicadas, las tardes de La 1. La audiencia estaba consolidada en otros canales, pero hemos ganado espectadores poco a poco y ya hemos superado el millón”, dice David.

Aurora, que interpreta a su esposa, se expresa con el mismo entusiasmo: “Cuando nos anunciaron que la novela renovaba por un año más nos pusimos muy contentos. Fue como un regalo anticipado de Navidad”.

Marita está de acuerdo: “¡Otro año aquí, qué maravilla! Trabajamos un montón, pero también hay mucha entrega y el ambiente es fantástico”. Lo demuestra la ocurrencia de David, que anima a sus chicas a posar a su alrededor, como si fuera James Bond. Ellas le siguen encantadas y divertidas.

Al igual que el portero a quien da vida, al actor estas fiestas no le convencen: “Las celebraciones impuestas no van conmigo. En el colegio de curas donde estudié ya me lo decían, que con tal de llevar la contraria… Prefiero las fiestas ‘porque me apetece’, un día cualquiera. Pasaré unas Navidades tranquilas en Madrid con mi mujer, mi madre y mis perros, Luis y Pepe”.

Entre Sevilla, Estepona y Barcelona las disfrutará la malagueña Inma Pérez-Quirós: “En el sur tengo a la familia, a mi pareja y a mis amigos, y en la otra punta, a mi hija, que es socióloga”.

En estas fechas alberga sentimientos encontrados: “Me atraen las luces, la decoración, los brillos… Soy un poco ‘kitsch’, pero me indigna que por la crisis haya gente que no pueda ni siquiera mirar un escaparate”. 

A Andalucía se encaminará también Aurora. La sevillana pasará en su tierra la Nochebuena, pero regresará a Madrid: “Los fines de semana de enero estaré en La pensión de las pulgas representando unos textos del actor Ignasi Vidal [Lalola]”. 

En Pamplona hay un niño de 10 años que espera con ilusión a Arantxa. “Gracias a mi hijo he recuperado el espíritu navideño. A su padre y a mí nos encanta decorar con él la casa, poner el árbol, el belén… Seguimos todos los rituales”.

Reconoce que su día festivo favorito es la Nochebuena: “Antes prefería Nochevieja, será que me estoy haciendo mayor”. El 24 se reúne con su numerosa familia y cada miembro elabora un plato: “Tengo fama de buena cocinera, así que llevaré un guiso. Hacemos una degustación, nos puntuamos y damos premio al ganador. También bailamos y cantamos, hacemos lo que se tercie para divertirnos”.

Otra entusiasta de estas fechas es la alicantina Rebeca Alemañy, que viajará a su tierra para estar con los suyos. Ella, al igual que sus dos hermanas mayores, ejercen de pinches: “Mi padre es el cocinilla y quien nos dirige. No sé qué menú ha pensado este año, pero nunca falta jamón”.

Rebeca, que se incorporó a las grabaciones en septiembre, ya se siente como en familia: “Me divierto tanto… Vengo a jugar”. Imposible no creerla cuando acto seguido levanta a Marita en volandas.

Esta madrileña de 21 años adora las Navidades: “Las pasamos juntos en familia. Cantamos villancicos, bailamos, nos gusta estar de jarana”. Y uno de los momentos más emocionantes se produce tras la cena de Nochebuena: “A mi casa va Papá Noel. Me encantó el maillot negro con encaje rojo que me trajo cuando estudiaba danza. Aún me lo pongo si voy a clase”.

Inma no olvidará el rímel que su hija le compró con sus ahorros y ya sabe lo que quiere este año: “Me gustaría que me regalaran la obra completa de Shakespeare”. La yegua de un mes que recibió cuando era una niña, será algo que siempre recordará Rebeca.

Satisfechos con el año que se va, esperan que el próximo los trate igual de bien. En cuanto al destino de los personajes, David solo cruza los dedos para que “a Servando, que le pierden los cachivaches, no se le ocurra inventar el portero automático”.

Según Aurora, Paciencia pediría para 2016 que su marido le hiciera más caso: “Es que es un gruñón, poco cariñoso, y ella es muy romántica”.

Por todo ello, los seis levantan las copas: “¡Felices Fiestas!”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela