Kate del Castillo es ‘Ingobernable’: “No dejo que me digan qué debo hacer”

La actriz mexicana asegura que las malas experiencias, como ser víctima de violencia de género, la han hecho fuerte y más sensible al dolor ajeno.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Una semana después de que la plataforma Netflix estrenara en 190 países, entre ellos España, la serie Ingobernable, Kate del Castillo viajó a Madrid para promocionarla. Aprovechó sus cuatro días de estancia para reencontrarse con compañeros de La Reina del Sur y reunirse con Arturo Pérez-Reverte, el autor de la novela original, para negociar la segunda parte.

De reina a primera dama de México, tu papel en la nueva serie…

Me encanta lo de reina porque así me dicen cariñosamente. Estoy feliz, son personajes deliciosos que llegan pocas veces. Se parecen en que son mujeres que deben esconderse: Teresa por su implicación en el narcotráfico y Emilia, la de ahora, porque la acusan injustamente de matar a su marido.

Es ficción, pero hay realidad. ¿Cómo crees que la recibirá tu país?

Erik Hayser y yo no somos la pareja presidencial real, aunque algunos han querido verlo así porque a él lo peinan igual que a Enrique Peña Nieto (risas). La serie retrata México tal y como es, con su riqueza, esplendor, cultura e historia maravillosas, pero también con su pobreza, defectos y corrupción. Eso es lo atractivo para el público. Distinto es si nos referimos a la clase política. 

¿Puede molestarle?

Habla de un gobierno corrupto. Creo que todos lo son, pero es que los mexicanos parecemos tontos para esconderlo. Ya me han llegado noticias de que el de mi país está preocupado.

 

¿Por algún caso concreto?

Mencionamos, por ejemplo, la desaparición de los 43 estudiantes en Iguala en 2014. Algo que aún nos duele, nos quebró como país y continúa sin respuestas. En la serie hacemos muchas preguntas. ¡Ojalá produzca una reacción en el Gobierno! Eso es lo que necesita México.

¿Cómo viviste el estreno de la serie en México, en el que no estuviste?

No fui porque desde el asunto del Chapo [la actriz se entrevistó con el narcotraficante tras fugarse de la cárcel] me tratan como una delincuente. Ya pasé la etapa de frustración, de tristeza por no poder viajar a mi país. A la gente le puede gustar o no lo que hice, eso es respetable, pero es injusto que me llamen criminal y me traten como tal cuando soy inocente.

¿Qué te comentó tu padre, Eric del Castillo, que sí asistió?

También fueron mi madre, mi hermana y mi sobrino. Estuve pendiente del móvil, al que me escribían y me enviaban fotos. Les encantó el primer capítulo.  

Para ellos también será complicada esta situación…

Son divinos, les pedí que no fueran de víctimas y lo hicieron muy bien. Se mueren porque vuelva a México, pero ya no me lo dicen. No tengo prisa por regresar, ni siquiera me dan trabajo allí. 

¿Siempre han estado a tu lado?

Habrá quien piense que como son mis padres deben apoyarme, pero lo han hecho con dignidad y sin dudar de mí. Quizá digan que su hija está loca (risas), pero saben que tengo un motivo. Mi padre suele preguntar: “¿Qué le picó a Katita?”. Son muy buenos, y les han atacado mucho.

¿Qué tienes de ingobernable?

Todo, pero no por rebelde, es que no me ha quedado otra. He tenido experiencias negativas que o te matan o te hacen más fuerte. Por suerte, vivo para contarlo. Sigo mis convicciones sin dejar que me digan qué debo hacer o pensar, ni el Gobierno, la familia, los amigos, el marido… nadie, como mucho me gobiernan mis padres.

¿Te sientes satisfecha?

Si hiciera caso de la sociedad, todo en mi vida estaría mal: divorciada dos veces y mujer de 44 años sin hijos. “Pobrecita, ya no será madre”, comenta a veces la gente. No deben preocuparse porque si hubiera querido ya lo habría sido. Eso no es un problema, y sí que por el hecho de ser mujeres tengamos que luchar tres veces más que los hombres. Es cansadísimo y, encima, debemos estar guapas. ¡Venga ya!

El día del estreno de la serie también vio la luz un vídeo en el que cuentas los abusos que sufriste en tu primer matrimonio.  

Forma parte de la campaña Mujeres reales, historias reales, que grabé hace meses. No sabía que iban a aprovechar ese momento pero me parece bien, si con mi testimonio ayudo a una persona ya es un regalo. Igual pensé cuando escribí el libro Tuya. Me gusta participar en causas que me mueven, en este caso como mujer y porque lo sufrí en primera persona. También soy activista con los animales. Y no participo en más porque creo que se pierde credibilidad.

Al principio de Ingobernable tu personaje es maltratado por su marido. ¿Qué sentiste?

Recordé momentos del pasado, creo que eso queda registrado en tu cuerpo. Me vino bien como actriz, cuántas veces quisiéramos haber vivido algo para saber expresarlo mejor.

El rodaje ha sido también duro físicamente, has corrido con tacones.

Soy mexicana y chaparra, estoy acostumbrada a hacer de todo con tacones. Los llevo desde jovencita porque mis padres y mi hermana son muy altos y yo quería parecer como ellos. Además, insistí en llevarlos a todas horas porque creo que son propios de una mujer fuerte.

¿Qué proyectos tienes?

Sigo con la idea de convertir en ficción la historia del Chapo, pero no voy a mover un dedo hasta que se solucionen mis problemas legales. Y he quedado con Arturo Pérez-Reverte para hablar de la segunda parte de La Reina del Sur, y con varias personas que desean producirla. No hay nada seguro, yo no quería hacerla porque no hay libro escrito, pero si Arturo participa yo también. 

Lee la entrevista completa en la revista Telenovela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela