Laura Vignati, de 'Mi marido tiene familia': "Mis amigos están en España"

Recién cumplida la mayoría de edad, la actriz argentina se trasladó a nuestro país a estudiar moda e interpretación y cinco años después ha vuelto para estar con las personas que conoció en ese tiempo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Lo primero en que te fijas de Laura Vignatti al conocerla es en su rompedor peinado –cortado por exigencias del guión–, pero nada más empezar a charlar, te cautiva con su naturalidad y ganas de comerse el mundo. De momento triunfa en la novela Mi marido tiene familia y sueña con hacer cine.

¿Qué te ha traído a España?

Estudié hace cinco años aquí y tenía ganas de volver. Hice diseño de moda en Bilbao e interpretación en Madrid. Fue una época muy intensa, recién cumplida la mayoría de edad. Mis amigos están en España y los echo de menos.

¿Desde cuándo quieres ser actriz?

Desde pequeña me ha atraído todo lo relacionado con el arte. En la escuela estaba metida en grupos de teatro, bailaba, me aficioné a la pintura… pero nunca pensé que pudiera estudiarse actuación. Lo descubrí en España.

¿Eres muy impulsiva?

Bueno, doy vueltas a las cosas hasta que un día me lanzo sin pensar. Así lo hice cuando me fui de Argentina a Bilbao, después a Madrid y por último a México.

¿Cómo te introdujiste en el mundo de las telenovelas?

Poco a poco. Toqué cientos de puertas y en Televisa me salieron colaboraciones en Qué bonito amor y Como dice el dicho. La primera oportunidad real fue Lo imperdonable, donde hacía el personaje de Susana. Luego vino la malvada Anastasia de Sueño de amor.

Un papel bastante diferente al de Mi marido tiene familia.

Sí, y eso es genial. Dani es buena y su imagen es completamente distinta. Tanto es así, que cuando me cortaron el pelo entré en la productora y nadie me  reconoció. Fue divertido.

¿Este trabajo ha significado un antes y un después en tu carrera?

La novela ha tenido un éxito enorme y el personaje me ha dado a conocer. Es una chica valiente, con valores y a quien no le importa lo que la gente opine de ella. Trabaja en un mundo de hombres, el de la carpintería, donde es completamente feliz.

¿Te pareces a ella?

Me costó entender lo que tengo que ver con Daniela. Yo era muy de arreglarme, maquillarme, vestir sexy y ella ¡todo lo contrario! Lleva ropa ancha, jamás se pinta, se mueve como un hombre. Al principio me chocó, hasta
que me di cuenta de lo cómodo que era llevar pantalones grandes y sentarse sin cruzar las piernas. En lo que sí me parezco es en la rudeza y en la manera de defender sus derechos.

¿Recibes mensajes de los fans?

Ha sido increíble. Me escriben a diario mujeres que se sienten identificadas con Dani y me envían regalos, sobre todo osos de peluche. ¡Hasta unas zapatillas de andar por casa! Dicen que gracias a ella se valoran más y han empezado a vestirse como quieren. Las chicas a veces nos arreglamos para los demás y tenemos que hacerlo para nosotras.

¿Usas las redes sociales para seguir en contacto con ellos?

Por un lado las utilizo para sentirme más cerca de mi familia, que está en Argentina y yo sola en México y, por otro, me sirven para agradecer el cariño que me da el público.

¿Alguna mala experiencia?

Al principio me costaba entender que alguien a quien no le gusto, me busque y critique. Si es así, ¿para qué me sigue? Yo directamente los bloqueo porque me duele que opinen mal de algo que hago con tanto cariño.

¿Recomendarías a una adolescente dedicarse a la interpretación?

Le diría que es una profesión tan apasionante como sacrificada. Tengo compañeros que siguen luchando por un papel desde que me fui de España.

¿Dudaste alguna vez de ti?

Siempre he mantenido la ilusión de que podría vivir de la actuación. Soy muy intuitiva. Además, si no estoy trabajando, pienso en otras actividades que impulsen mi carrera. Ahora voy a dar clases de canto y de piano.

¿Qué proyectos tienes?

Retomo la gira del musical Aventurera, una obra de referencia en México, y comienzo con la segunda parte de Mi marido tiene familia. Ha sido tal el impacto de la novela, que va a grabarse una segunda temporada. Nunca se había hecho esto en México.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela