El mismo demonio; ‘Hercai’

Azize está detrás de todos los ataques a su nieto, cuyo apoyo quiere recuperar para acabar con los Sadoglu. Nova. Del 6 al 10 de abril. 22.30h

Hercai
Mia Yapım

Después de ponerse el vestido que le ha llevado Sehiriyar, Reyyan recibe una llamada de teléfono de su madre, que no coge. “Algún día entenderás por qué me he casado pero ahora no puedo decirte nada”, dice llorando. Al otro lado, Zhera espera desesperada que conteste: “Puedo entender que estés enamorada, pero necesito escucharlo de tu boca”. Reyyan es humillada en la cena de su boda Con el corazón roto, la joven se presenta en el salón, donde los Aslanbey la esperan sentados a la mesa para celebrar su boda con Miran.

Sultán se queda de piedra cuando la ve con el vestido de su hija y la acusa de querer provocar una pelea. Gönül pide a su madre que se calme y la chica se disculpa asegurando que pensaba que la ropa era de Elif. La mujer no la cree y continúa gritando. Miran no soporta la humillación a la que están sometiendo a su esposa y se la lleva, no sin antes recriminar con la mirada a Esma, quien le explica con un gesto que lamenta el error.

Mientras los recién casados se dirigen en coche a su nuevo hogar, Azize tacha de torpe a Gönül por la trampa que ha tendido a la chica: “Así no recuperarás a tu exmarido”. Elif, sorprendida, le recrimina ser tan rastrera. La joven se hace la ofendida, pero luego se ve en su cuarto con Sehiriyar y le paga feliz por cumplir sus órdenes. Sultán la pilla y se enfada pues creía en su inocencia. Más tarde, es Azize quien visita a su nieta y le dice que si actúa por su cuenta romperá el pacto. “De todos modos, descubriré dónde tienes a mi hermano, ahora que sé que está vivo”, le responde con desprecio.

Miran y Reyyan son tiroteados por unos matones que destrozan las ventanas de su casa y se dan a la fuga. Por suerte, salen ilesos y vuelven a la mansión Aslanbey. Azize grita a su nieto cuando le cuenta lo ocurrido: “¡Han sido los Sadoglu, y no pararán hasta conseguir su objetivo!”. Elif, sin embargo, sospecha que no es así y no se equivoca… En la terraza, su pérfida abuela sonríe por el éxito de su plan: ella encargó disparar a su nieto, sin ponerlo en peligro, y enfrentarlo a Azat. Y manipuló al jefe del clan, que se puso a su servicio sin saberlo. Mientras tanto, en casa de los Sadoglu siguen investigando quién atentó contra Miran.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hercai