Hablamos con Miguel Martínez: ‘Soñaba con subir a un escario”

Aunque fue un concurso de talentos lo que le abrió las puertas del mundo artístico con 12 años, el actor y cantante mexicano tiene claro que habría luchado por llegar al mismo sitio donde está.

Ha crecido en los platós desde Código fama, un concurso musical que ganó en 2003. Luego vinieron las novelas y sus personajes se han ido haciendo mayores al mismo tiempo que él, desde Alegrijes y rebujos o Misión S.O.S aventura y amor, a los adolescentes de Atrévete a soñar y Hasta el fin del mundo y al padre que interpreta ahora, con solo 27 años, en Hijas de la luna.

Actuar y cantar son sus dos pasiones y quiere compaginarlas. ¿Qué balance haces de tu carrera?

Hace quince años de mi primer proyecto y todos han sido una experiencia increíble. He tenido la suerte de hacer personajes muy diferentes y, además, como las novelas en las que he participado han sido musicales he podido mostrar al público lo que más me gusta hacer, cantar.

Como en Hijas de la luna…

Sí, me dieron la oportunidad de poder componer algunos temas para esta novela y lo agradezco mucho porque para mí resulta muy satisfactorio.

¿Todoelmundo, tu personaje, es el primer padre que interpretas?

No, hice otro en Simplemente María, pero no tenía tanto recorrido como el de Hijas de la luna, donde comparto con José María Nieto, mi hijo, todas las escenas. Hemos aprendido el uno del otro y me enorgullece haber recibido comentarios tan positivos. Salió perfecto.

¿No crees que has ido muy rápido?

Sí, pero sé que me quedan metas por conseguir. No olvido lo que significa perseguir un sueño, entregar mi vida a lo que amo y hacer las cosas con gusto todos los días. Me parece un lujo.

¿Cómo recuerdas tu infancia?

Bien, aprendiendo y creciendo junto a los compañeros. Adquirí experiencias y disfrute al máximo cada grabación y, aunque tenía que estudiar mucho, buscaba espacios y momentos para jugar. Crecer en el escenario ha sido lo mejor para mí, porque siempre soñé con subirme a uno. Desde pequeño imaginaba todo este mundo y he conseguido trabajar en ello.

¿Sigues con la misma ilusión?

Sí, quiero entregar mi vida a mis dos grandes amores: la música y la actuación. Es importante mantener encendida la chispa.

Si no te hubieras presentado a Código fama, ¿qué habrías hecho?

Habría tocado otras puertas, pero intentando siempre llegar al lugar donde me encuentro. No creo que me hubiese quedado en mi pueblo sin hacer nada o eligiendo otra carrera. Siempre he tenido esto en la cabeza, no por ambición de tener más, sino por la satisfacción de llegar al público con mis canciones y compartir con la gente lo que a mi más me llena.

¿No hubiera sido mejor ir al colegio cómo los demás niños?

En la escuela tenía mis dudas, porque desde que estaba en Primaria yo trabajaba y mis amigos me hablaban de las clases, de lo bonita que había sido la graduación y otras cosas que me perdí. Pero mi madre me dijo una vez que pensara en que mucha gente querría estar en mi lugar y que a veces no se puede tener todo y hay que decidir un camino. Si yo había elegido libremente esta carrera, pues ellos no me obligaron, era porque me hacía feliz.

Ser famoso desde pequeño puede ser peligroso. ¿Quién ha hecho que mantengas los pies en el suelo?

Mi familia. Vengo de un pueblo muy chiquitito y siempre tuve en cuenta la opinión de mis seres queridos. Si ellos veían un cambio en mi actitud o que iba por un camino equivocado, siempre me hablaban de buenas formas, sin insultos, y corregíamos el error. Son mi referente.

¿Para cuándo podremos disfrutar de tu segundo disco?

Todavía es pronto. El que tengo ahora está en todas las plataformas digitales y estoy haciendo vídeos cada mes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo