La reunión del mal en ‘Içerde’

Celal cita a Sarp y le propone entrar en su organización criminal.Divinity. Del 1 al 5 de julio. 22.15h

Icerde
Ay Yapim

De la noche a la mañana las cosas cambian para Sarp y pasa de ser acusado por Yusuf de ser una potencial amenaza para la policía a pedirle que sea su hombre encubierto en la organización mafiosa de Celal: “Gánate su confianza. Jamás sospechará que tú estás de nuestra parte”. La idea atemoriza a su madre, que considera a estos delincuentes los culpable de la muerte de su otro hijo, Umut.

Casualidad o no, esa tarde aparece en la puerta de casa de los Yilmaz una caja con recuerdos familiares. Sarp se pone muy nervioso al verla, por el mal recuerdo que tiene de Metín, que la arroja al fuego. Sin embargo, también hay una foto de su hermano cuando era pequeño y eso le da fuerzas para estudiar la peligrosa oferta del director del Departamento de la Lucha contra la Delincuencia. “Si entras en la organización. Podrás saber lo que realmente pasó con él”, trata de convencerlo. A la vez, un recuerdo del pasado de Celal deja claro que él es el culpable de su desaparición, ya que secuestró al niño para evitar que su padre hablase más de la cuenta.

Duman riñe a Melek por ser imprudente

Quien pasa por una buena racha es Eylem. Desde que comenzó a trabajar en el periódico se ha convertido en la mano derecha del redactor jefe, que la felicita por su gran trabajo. Además, sigue ilusionada con Mert, del que desconoce su doble vida.

Finalmente, Yilmaz se reúne con Celal. Tiene incluso en mente matarlo, pero Yusuf le convence de que ese acto podría desembocar en el asesinato de Umut, si siguiera vivo: “Si tu impulso es sin lógica les darás una razón para matarlo”. A la cita también acude Melek, ahijada del delincuente y que le lleva los asuntos legales, y desde el primer momento se siente atraída por el invitado. Además, aparece con un hombre que cree los ayudará, pero su padrino la regaña y los echa enfadado. “Es una imprudencia traer aquí a un desconocido”, explica.

Mientras, la conversación con Sarp discurre de forma amable e, incluso, Celal le presenta a su esposa y su hijo. Luego, el joven se va prometiendo pensar la oferta. Al volver al restaurante familiar se encuentra a su madre llorando: “Ha venido Koksan, el hijo del propietario del local. Nos pide más dinero o tendremos que irnos”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela