Moneda de cambio en ‘Içerde’

Mert encuentra a Coskun y va a dispararle cuando ve que tiene a Melek amordazada y se ve obligado a entregarle la pistola. Divinity. Del 12 al 16 de agosto.

Icerde
Ay Yapim

Uno de los hombres de Coskun va a un cybercafé para mandar a Eylem un anónimo: “¿Cerraste tu página web?”. Al recibirlo y por miedo a estar siendo espiada, ella responde con un mensaje automático en el que solo se lee: “El usuario de este email ha fallecido”. Luego, le cuenta a Mert lo sucedido: “Siento que estoy en peligro”. El policía decide seguir el juego y averiguar quién hay detrás.

El plan de Sarp no puede estar saliendo mejor: Celal confía tanto en él que convoca una reunión urgente para anunciar que, a partir de ahora, es su mano derecha en la organización. “Todo lo que diga este hombre debe cumplirse como si fueran palabras mías”, ordena. Davut siente celos al haber sido relegado.

Alyanak tiende una trampa a Sarp y consigue huir

Mert y Melek quedan en el lugar donde crecieron, cuidados por Coskun. Este mira la escena desde lejos y cree que es el momento de vengarse de Celal… Días después, Davut llega con la mochila de Mustafá y se ofrece para acercarlo a la escuela “por seguridad”. Sospecha que le puede pasar algo al niño y a Melek. “Yo sé cuidarme solita”, contesta.

Tanto Yusuf como Celal saben dónde está Alyanak, pero Sarp se adelanta. Al sentirse acorralado por este, el delincuente le ofrece dinero y, lo más importante, información sobre su hermano. “Debes acompañarme a un club nocturno”, le dice. Sin embargo, se trata de una trampa y nada más entrar en el local, cortan la electricidad y Alyanak huye.

Finalmente, Eylim se cita con la misteriosa persona que le manda correos. “Estaré observando cada paso que deis. No dejaré de hacerlo ni un segundo”, la tranquiliza Mert. En el sitio se presenta un desconocido, que viene de parte de Coskun, pero nadie lo sabe. En un descuido, se dan cuenta de que la chica oculta algo y la secuestran… Mert trata de encontrarla y entra en una nave donde está su enemigo. Lo apunta con un arma pero, al mirar a la izquierda, ve a su amiga amordazada y maniatada: “Dame la pistola o ella muere”. El agente no tiene más remedio que cumplir órdenes. El plan de Coskun es que la periodista haga públicos en un artículo secretos de Celal. Luego, la matará y todo el mundo creerá que ha sido el mafioso por haber contado sus intimidades.

Por fin salen los resultados del test de ADN y la sangre no coincide con la de Fusun, por lo que no puede ser de Umut. “Entonces, mi hijo puede estar vivo”, se asombra la madre que siempre pensó que la prenda era suya.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela